La entrada en vigor del carné por puntos, en julio de 2006, ha obligado a muchos conductores a dejar el coche en casa para coger de nuevo el autobús. Es lo que les ha ocurrido a casi un millar de granadinos, que han perdido el permiso por conducir de forma imprudente y no respetar las normas.

En algo más de dos años y medio, Tráfico ha retirado el carné a 857 conductores granadinos: 520 de ellos ya tienen prohibido coger el coche, mientras que los otros 337 infractores esperan que culmine el trámite y les llegue la orden definitiva, según los datos facilitados a 20 minutos por la Dirección Provincial de Tráfico.

Se han quedado sin el permiso tras perder todos los puntos (12 para los conductores normales y 8 en el caso de los noveles).

4.606 conductores fueron multados por ir pasados de copas

Además, en ese tiempo se han impuesto en las carreteras granadinas un total de 38.719 sanciones que implicaron la retirada de puntos, con un total de 129.163.

En este sentido, llama la atención la clasificación de las infracciones más numerosas: el exceso de velocidad, con 8.207 sanciones, estuvo más presente en las carreteras que el alcohol, por ejemplo. Así, un total de 4.606 conductores fueron multados y perdieron los correspondientes puntos por ir pasados de copas.

Sin cinturón

De igual forma, hay quienes siguen viendo en el cinturón de seguridad una molestia más que un accesorio que puede salvarles la vida. Un total de 8.142 personas lo llevaban como elemento decorativo y fueron sancionados por ello.

Capítulo aparte merecen los que arriesgan sus vidas y las del resto de conductores por su forma de adelantar, cruzar y demás barbaridades que se ven en las carreteras. Tráfico pilló in fraganti entre julio de 2006 y diciembre de 2008 a 544 personas que conducían de forma negligente y a 899 temerarios.

Reducción «notoria» de siniestros

La entrada en vigor del permiso por puntos, la modificación del Código Penal y las campañas de control sobre el cinturón, alcoholemia, el casco o la velocidad han incidido de forma positiva en la reducción de la siniestralidad, en opinión del director provincial de Tráfico, José Vico.

Los accidentes con víctimas han bajado «de forma notoria»: mientras que en 2006 se registraron 88 muertos, en 2008 la cifra bajó a 60 personas. También han sido menos las víctimas (muertos y heridos): 182 frente a 95.