La Comunidad de Madrid relaja el toque de queda al dar por controlado el pico de la tercera ola

  • Bares y restaurantes también se benefician de la flexibilización, porque desde este jueves pueden abrir hasta 2 horas más.
Varias personas toman algo en una terraza del centro de Madrid, este jueves.
Varias personas toman algo en una terraza del centro de Madrid, este jueves.
Jorge Paris

La Comunidad de Madrid relaja este jueves algunas de las principales restricciones contra la Covid-19, como el toque de queda y el cierre adelantado de la hostelería y el comercio. Veinticinco días después de dictarlas, y superado lo peor de la tercera ola según el Gobierno autonómico, la limitación de movilidad nocturna vuelve a regir desde las 23.00 horas y los bares y los restaurantes de la región recuperan hasta dos horas de apertura.

La flexibilización de las medidas que pesaban sobre la hostelería ha sido la decisión que más le ha costado justificar al Ejecutivo que dirige Isabel Díaz Ayuso. Sobre todo, después de que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, realizara esta semana un llamamiento a la Comunidad para que no relajase las restricciones con rapidez y optara por una desescalada "prudente".

Madrid considera que lo está siendo. Las decisiones, ha aseverado este jueves el consejero de Sanidad, están “muy meditadas” y “muy pensadas”. Una vez más, Enrique Ruiz Escudero ha defendido que la Comunidad basa su estrategia en “criterios científicos” que tienen en cuenta “no solo de la cantidad de casos”, sino cómo se producen esos contagios y en qué entornos.

En este sentido, el Ejecutivo autonómico mantiene que el grueso de los nuevos diagnósticos proceden de reuniones familiares o entre amigos en ámbitos privados. De ahí que hayan dictado una relajación de las medidas en la hostelería y se haya mantenido la prohibición generalizada a los encuentros entre no convivientes en domicilios. Esta restricción entró en vigor el pasado 25 de enero junto al toque de queda a las 22.00 horas y el cierre adelantado de los establecimientos, pero a diferencia de estas últimas dos, no se relaja este jueves, sino que se mantiene, al menos, hasta el 1 de marzo.

Esa fecha, precisamente, expirarán los horarios que se estrenan este jueves, por lo que Sanidad deberá volver a revisar la limitación de movilidad a las 23.00 horas y la regulación sobre la hostelería la semana que viene. Se tendrá que decidir, entonces, si se mantienen tal y como se acaban de estrenar, si es posible relajarlas algo más o si, por el contrario, hay que endurecerlas por una evolución epidemiológica nuevamente adversa.

De momento, el departamento que dirige Ruiz Escudero sostiene que la tendencia sigue a la baja aunque en este momento la Comunidad refleje la incidencia acumulada más elevada de todo el país.

Este jueves, el consejero ha subrayado que la incidencia acumulada a siete días (142,78) estaba este miércoles por debajo de la mitad de la de 14 días (490), algo que revela que los indicadores van “a seguir bajando” en los próximos días. El responsable madrileño también espera un descenso de la ocupación de camas de hospitales (tanto en planta como en unidades de críticos), así como de la infectividad.

“Todo indica que esas medidas se pueden relajar, pero hay que decir también que hay medidas muy estrictas en cuanto a la reducción de aforo, a la distancia entre personas...”, ha esgrimido Ruiz Escudero, que ha insistido en que la hostelería es una actividad “muy controlada” en la Comunidad de Madrid.

De momento, los bares y restaurantes de Madrid solo cambian su horario de cierre: podrán echar la persiana a la hora que quieran siempre que sea antes de las 23.00 horas y que no reciban a nuevos clientes desde las 22.00, pero se mantiene los aforos limitados (50% en interiores y 75% en terrazas) y los grupos reducidos en las mesas, seis personas como máximo en el exterior y cuatro dentro de los locales, donde sigue restringido el servicio de barra. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento