El minimalismo flexible se apodera de la cosmética, ¿es el final de la rutina coreana de 10 pasos?

Las nuevas tendencias van hacia una cosmética con menos pasos.
Las nuevas tendencias van hacia una cosmética con menos pasos.
PEXELS

Cuando conocimos por primera vez la rutina coreana nos llevamos las manos a la cabeza porque nos parecía una locura utilizar tantos productos. Sin embargo, nos adentramos en ella para conseguir los resultados que prometía.

Esto se tradujo en reservar, al menos, 10 minutos por las mañanas y 10 minutos por las noches para completar nuestro ritual de doble limpieza, exfoliante (dos veces en semana) tónico, mascarilla (a veces), esencia, sérum, contorno de ojos, crema hidratante y protector solar o crema de noche. 

Todo esto supuso no solo invertir mucho tiempo en nuestro cuidado facial, sino también la necesidad de tener el espacio suficiente para guardar tantos productos y desembolsar una cantidad considerable de dinero para tener la colección completa.

Sin embargo, con el paso de los años comenzó a aparecer un nuevo movimiento llamado skin diet o la dieta del cuidado facial. Marcas como Rowse o Fenty Skin comenzaron a apostar por esta nueva rutina que solo incluía tres pasos: limpieza, tónico e hidratación. 

Aunque supuso una gran innovación y ha ganado muchos seguidores hasta el momento gracias a reducir considerablemente la rutina en tiempo y productos, es difícil adaptarla a las necesidades específicas de cada uno y no siempre obtenemos los resultados deseados más allá de lo que nos puedan proporcionar los productos básicos. 

Ante esta problemática, una nueva tendencia ha aflorado para adaptarse a nuestras necesidades, consiguiendo reducir nuestra rutina, el estrés que nos produce seguir tantísimos pasos y proporcionándonos los resultados deseados: el minimalismo flexible. 

Esta nueva moda en la cosmética consiste en apostar por líneas de producto limpias y simples, de manera que podamos customizarlas y crear una rutina que se adapte a nosotros, no nosotros a ella. 

Los ingredientes son los principales protagonistas, donde en nuestros básicos destacarán los que realmente nuestra piel necesita, ya sea la centella asiática, el ácido salicílico o el retinol. El tener un ingrediente estrella en la formulación permite que encontremos más cantidad de este que en otro producto convencional.

Además de llevar una alta cantidad del ingrediente que necesitamos, también buscaremos aquellos productos que sean multitarea: productos híbridos mucho más versátiles, incluyendo varios principios activos en un único envase para que no perdamos tiempo en aplicarnos todos los ingredientes que nuestra piel necesita.

Sencillamente, al final es mejor simplificar todo lo que podamos nuestra rutina, algo en lo que coinciden muchos dermatólogos ya que “un problema muy común que observo en la clínica es que las rutinas cutáneas demasiado complicadas acaban por irritar y secar la piel”, cuenta la doctora Justine Hextall.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento