Un veinteañero ha aceptado una pena de tres años de prisión por llevar a una niña de diez años a una pensión para agredirla sexualmente, delito por el que también se le ha impuesto la prohibición de acercarse o comunicarse con la menor durante cinco años además de vetarle el acceso a Linares (Jaén) durante cuatro años.

En concepto de responsabilidad civil, deberá abonar una indemnización de 1.000 euros.  

El juicio estaba previsto que se celebrase hoy en la sección tercera de la Audiencia Provincial de Jaén, aunque no llegó a producirse después de que el fiscal modificara sus conclusiones y el acusado aceptara la pena. 

Los hechos se remontan a mayo del año pasado cuando el joven se acercó a un grupo de niños que estaban jugando en una calle, agarró del brazo a la niña y la llevó a una pensión de la zona, donde cometió la agresión sexual. La niña, según el relato del fiscal, comenzó a gritar hasta que llegaron familiares suyos alertados por los otros niños. 

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE JAÉN