La actuación de los Mossos d'Esquadra durante el desalojo de la Universitat de Barcelona y las posteriores cargas contra estudiantes fue "correcta" pero no "existosa".

Esta es una de las conclusiones que recopila el informe policial y que seolicitó tras los hechos el conseller de Interior, Joan Saura, publica La Vanguardia.

Una actuación policial con lesionados  no puede calificarse de exitosa

El documento consta de 38  páginas y ocho más de anexo, y evalúa la actuación de los agentes los pasados 18 y 19 de marzo que culminó con 57 heridos entre estudiantes, peatones, periodistas y Mossos.

"En ningún caso, el cuerpo de los Mossos d'Esquadra actúa sin motivación, sin que previamente alguien haya puesto en peligro manifiesto el orden público. Tampoco en ningún caso, se actúa de forma indiscriminada, y la mejor demostración es el tiempo que duran las maniobras de dispersión", argumentan.

Y hay espacio para la autocrítica: "Se ha de reconocer, sin embargo, que una actuación policial con lesionados en el colectivo de periodistas, o bien de peatones y también mossos, no puede calificarse de exitosa". 

El niño tropezó

Así, sobre las lesiones que sufrieron varios peatones argumentan que fueron causadas por "algunos manifestantes" y también niega que un niño de 10 años  fuera golpeado por los agentes. "Ha quedado de manifiesto por las imágenes que fue un tropiezo con una farola", dicen.

El informe también carga contra los periodistas contusionados y señala que "no cumplieron" con las premisas necesarias para reducir los riesgos. Según los Mossos deberían haber vestido un chaleco y mantenerse alejado de la línea policial y de los manifestantes.