El Gobierno francés indemnizará con una primera partida de 10 millones de euros a los afectados por los ensayos nucleares realizados en el Sahara argelino y en Polinesia, según avanzó este martes el ministro de Defensa,
Hervé Morin.

La comisión que estudiará cada caso estará integrada por médicos
El Ejecutivo ha creado un mecanismo de indemnización "justo pero riguroso" para los alrededor de 150.000 trabajadores civiles y militares que pudieron verse afectados por esos ensayos realizados entre 1960 y 1996.

A esa cifra de posibles víctimas hay que añadir, dijo, las poblaciones de Argelia y Polinesia en el momento de las pruebas.

Según el ministro, una comisión independiente, integrada por médicos y presidida por un magistrado, se encargará de estudiar caso por caso y, si acepta una demanda, "la reparación del perjuicio será integral".

Entre 1960 y 1966 Francia realizó un total de 210 ensayos nucleares en el Sahara argelino y en los atolones de Fangataufa y Mururoa, en la Polinesia.