Las claves del rover Perseverance de la NASA que ya se ha posado en Marte en busca de la gran respuesta: ¿hubo vida?

Todas las claves del rover Perseverance de la NASA que responde desde mañana a la gran pregunta: ¿hubo vida en Marte?
Todas las claves del rover Perseverance de la NASA.
CARLOS GÁMEZ
Todas las claves del rover Perseverance de la NASA.
Carlos Gámez - ATLAS

Tras más de 470 millones de kilómetros surcando el universo, la misión Mars 2020 Perseverance se ha posado este jueves por la noche sobre la superficie del Planeta Rojo para tratar de desentrañar sus secretos. Han transcurrido casi siete meses desde que el pasado julio 'los astros se alinearon' para hacer posible su lanzamiento. Nunca mejor dicho: fue precisamente la posición de la Tierra y Marte en sus trayectorias la que permitió que esta sonda comenzase su viaje a través del cosmos, pues solo unos pocos días cada 26 meses ambos cuerpos están lo suficientemente cerca como para que el gasto de llevar una nave allí no resulte exorbitado.

Una vez completado el viaje hasta allí, la misión ha atravesado la atmósfera del Planeta Rojo y, tras una complicada maniobra de aterrizaje durante los conocidos como 'siete minutos de terror', el rover (el vehículo de exploración espacial) se ha posado sobre la superficie y comenzado a trabajar sobre el terreno para determinar si el astro albergó vida en el pasado. Allí permanecerá durante, al menos, un año marciano (aproximadamente dos terrestres, 687 días), aunque lo más probable es que su funcionamiento se prolongue más tiempo.

La Perseverance no es, sin embargo, la única misión que ha llegado en los últimos días a Marte. Recientemente lo hicieron también la emiratí 'Hope' y la china 'Tianwen', que se han quedado orbitando en torno al planeta. No obstante, la sonda enviada por el gigante asiático no se va a limitar a estudiarlo desde las alturas, sino que tiene en sus planes pisar el planeta. Para ello, ha enviado un rover acoplado a la nave, que se prevé que aterrice en primavera en la Utopia Planitia, una llanura en el hemisferio norte.

¿Cuáles son los objetivos de Perseverance?

Después de que la misión de la NASA Curiosity, aterrizada en Marte en agosto de 2012 y todavía en funcionamiento, confirmase las condiciones favorables del Planeta Rojo para el surgimiento de la vida en el pasado, Perseverance tiene un objetivo múltiple. En primer lugar, descubrir si, más allá de esta idoneidad para albergar microorganismos, estuvo o no habitado. Lo hará a través de la búsqueda de biomarcadores, especialmente en las rocas.

El segundo de los propósitos es la recogida de muestras geológicas y atmosféricas que el rover introducirá en tubos y depositará en el suelo para que sean recuperadas por una misión posterior. La encargada de traer a la Tierra este material será la Mars Sample Return, proyectada para ser lanzada en 2024 y estar de regreso en 2030-2031, pero todavía sin aprobar.

El tercero de los objetivos es sentar las bases de la exploración humana en el Planeta Rojo, para lo que la misión ha llevado consigo una serie de instrumentos que le permitirán caracterizarlo mejor. "La teoría nos dice que hay cosas que podemos hacer en Marte, pero tenemos que probarlo", explica el investigador en ciencias planetarias del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC) y miembro de Perseverance Jorge Pla-García.

"La teoría nos dice que hay cosas que podemos hacer en Marte, pero tenemos que probarlo"

¿Dónde aterrizará Perseverance?

El nuevo hogar del rover es Jezero, un gran cráter de impacto de unos 45 kilómetros de ancho situado al norte del ecuador marciano y donde, hace unos 3.500 millones de años, existía una masa de agua del tamaño del lago Tahoe en la que desembocaba un río que formó un delta. El equipo científico de la misión cree que este enclave podría haber recogido y conservado moléculas orgánicas y otros posibles signos de vida microbiana.

"Jezero, que significa lago en las lenguas de la antigua Yugoslavia, es un punto caliente para buscar indicios de vida pasada, porque tenía actividad de agua líquida y había temperaturas 'benévolas'. Además, los materiales en el suelo son arcillas sobre todo y filosilicatos, que preservan muy bien la materia orgánica que podría haber albergado Marte", apunta Pla-García, que señala que uno de los problemas del Planeta Rojo es que el ambiente es "hostil" al estar muy castigado por "la radiación solar y las sales de perclorato".

El cráter Jezero, donde aterrizará Perseverance.
El cráter Jezero, donde aterrizará Perseverance.
NASA

¿Cómo es el rover Perseverance?

El rover Perseverance es, con sus 1.050 kilos, el robot más pesado jamás posado sobre otro planeta, debido, en parte, a los siete instrumentos de tecnología punta que incorpora para cumplir los objetivos con los que ha sido diseñado. Es precisamente su elevada masa la que impide que pueda utilizar energía solar para desplazarse, por lo que incorpora "una central termonuclear en la parte trasera".

Entre los dispositivos instalados en el robot, se encuentra MEDA, una estación meteorológica desarrollada por un equipo español que se encargará de medir las condiciones ambientales del lugar de aterrizaje y estudiar el fino polvo marciano. La acompaña SuperCam, un instrumento que examina las rocas y el suelo con una cámara, un láser y espectrómetros en busca de biomarcadores relacionados con la vida pasada en el planeta. Otro elemento es RIMFAX, un radar que va a estudiar el hielo de agua del subsuelo, que, fundido y filtrado, se podría usar para beber o regar invernaderos en una futura colonización de Marte.

Instrumentos de alta tecnología instalados en el rover Perseverance.
Instrumentos de alta tecnología instalados en el rover Perseverance.
NASA

Además, MOXIE se ocupará de inhalar el abundante dióxido de carbono de la atmósfera marciana y convertirlo en oxígeno, fundamental para la respiración de futuros astronautas y para producir combustible para los cohetes que deban volver desde allí. Asimismo, Mastcam-Z permitirá obtener imágenes panorámicas y estereoscópicas y determinar la mineralogía de la superficie; algo a lo que también contribuirán PIXL y SHERLOC.

El aterrizaje y los 'siete minutos de terror'

El aterrizaje, por su complejidad, ha sido uno de los momentos más delicados de la misión, por eso se conoce como los 'siete minutos de terror'. Un tiempo en el que la nave ha tenido que pasar de los 20.000 kilómetros por hora (km/h) a los que viaja al alcanzar la atmósfera marciana hasta cero, para dejar el rover sobre la superficie del planeta. 

Han transcurrido exactamente 6 minutos y 48 segundos desde que la misión ha alcanzado la atmósfera de Marte y la etapa de crucero -la parte de la nave que ha acompañado a Perseverance todo el viaje- se ha despegado y quedado solo el aterrizador. Este último es una coraza que debe soportar hasta 1.500 grados centígrados -la temperatura de la superficie del Sol- debido a la fricción que se genera mientras avanza hacia el suelo del planeta. 

Recreación del momento en el que el rover Perseverance aterriza sobre Marte.
Recreación del momento en el que el rover Perseverance aterriza sobre Marte.
EFE / NASA

Una de las grandes dificultades del proceso es que todo ha debido funcionar "en perfecta coreografía y sin interacción alguna" con la Tierra, incide Pla-García, pues la comunicación en tiempo real es imposible, a causa de los 11 minutos que tarda en llegar la señal de un planeta a otro. Además, es el propio robot el que ha elegido autónomamente dónde posarse de forma segura, algo que hizo a las 21.43 del jueves y se supo en la Tierra a las 21.55.

Para garantizar el éxito de la maniobra, el aterrizador ha entrado con un ángulo exacto en la atmósfera, que es la que hace buena parte del trabajo de frenado y reduce la velocidad a 1.500 kilómetros por hora. A continuación, a unos 14.000 metros de altura, se ha desplegado el paracaídas "más grande jamás construido para la exploración planetaria" para continuar con la desaceleración y aminorar hasta los 300 km/h. Cuando la estructura se encuentra a 2 o 3 kilómetros del suelo, este se desprende y comienzan a actuar los retrocohetes para proseguir con el descenso. Ya muy cerca de la superficie, se han soltado unas correas de siete metros de longitud que depositan el rover en Marte.

¿Cuánto ha costado la misión?

Hasta ahora, la Mars 2020 Perseverance ha costado 2.400 millones de dólares más 300 en operaciones -que incluyen la ciencia de los primeros meses, mover el aparato, operarlo, el sueldo de los empleados...-, con lo que roza los 3.000. No obstante, requerirá más inversión en el futuro. "Se va a gastar más seguro. Luego vendrá la misión extendida: prorrogar los fondos para que funcione más tiempo", subraya Pla-García.

"Una de las ventajas de NASA es que invierten tantísimo dinero en pruebas que la tasa de éxito es elevadísima", confía.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento