El fallecimiento, por ella misma tanto tiempo anunciado, de Jade Goody, la ex concursante de Gran Hermano británico, ha provocado una reacción en cadena de los medios de comunicación ingleses y una larga estela de homenajes en Internet.

Aunque el funeral que la joven, enferma de cáncer desde agosto pasado, había proyectado -un funeral tan fastuoso como fue el de Lady Di- no tenga finalmente lugar, su agonía y muerte han resultado ser al menos tan mediáticas como lo fueron los últimos años de su vida.

Los medios de comunicación -los serios y también los amarillistas - se han puesto excesivos. Portadas con titulares hipergrandes, galerías de fotos que ilustran al milímetro la breve vida de una joven que comenzó siendo un fenómeno televisivo, luego cayó en desgracia por sus comentarios racistas y que, en sus últimos meses, vio cómo la prensa se regodeaba sobre su existencia moribunda.

Fuera del duelo instituido en los medios, personas anónimas también han querido contribuir con homenajes sencillos, escuetos y musicales, a quien pasó por el televisor de sus vidas. En YouTube ya pueden verse vídeos como ‘Jade Goody RIP ’,  ‘Jade Goody Tribute’ o, incluso, un rap a mayor gloria de la fallecida.