Pulseras Fitbit enormes para elefantes: así se está controlando el movimiento de los animales

Los acelerómetros están impermeabilizados para que resistan los baños elefantinos.
Los acelerómetros están impermeabilizados para que resistan los baños elefantinos.
Pixabay

Imaginarlo resulta, en un primer momento, gracioso. Después, pasa a parecer surrealista. Pero no. Es cierto. ¿Te imaginas una enorme pulsera de Fitbit enganchada en la pata de un elefante? No es tu imaginación, es la realidad. Una utópica idea que nació de la privilegiada mente de Daniella Chusyd, una estudiante de posgrado de la Universidad de Alabama, Birmingham. Su historia la cuentan en Wired.

Cuando Chusyd comprobó que muchos de sus compañeros analizaban la obesidad y la actividad de los humanos con contadores de pasos, pensó en aplicarlo a su propia investigación, acerca de cómo la obesidad y el metabolismo afectan a la salud reproductiva de los elefantes. Por cuestiones obvias, no pudo usar los rastreadores de la actividad física ya inventados, por lo que diseñó un contador de pasos que se pudiera ajustar a las patas de este animal. Una pulsera Fitbit para elefantes. Ni más ni menos.

A estas enormes pulseras ajustables les puso muchas bridas, con el objetivo de asegurar los dispositivos, y las colocó dentro de elementos impermeables, para evitar que se rompieran en alguno de los baños de estos mamíferos. Cuando la creación de Chusyd estuvo terminada, cada pulsera para elefantes pesaba alrededor de 3 kilos.

Salvo por un dispositivo que uno de ellos se arrancó con la trompa, las Fitbit para elefantes funcionaron perfectamente, eso sí, con muchas horas de trabajo detrás. Para validar los datos, la creadora tuvo que contar los pasos de los elefantes, medir la longitud de la zancada y corroborar que coincidían con los indicados por el aparato. La estudiante afirma que los sensores ofrecieron datos increíbles: "Consigues información sobre el comportamiento de los animales que no conocerías de otra manera, porque es imposible seguirlos las 24 horas del día, los siete días de la semana, o verlos todo el tiempo debido a su entorno", subraya.

Estos contadores son acelerómetros triaxiales, que utilizan sensores electromagnéticos para captar el movimiento en tres planos. Si el pie se mueve hacia arriba y hacia abajo, de lado a lado o hacia atrás y hacia adelante, el dispositivo detecta ese movimiento y lo interpreta como un paso. En realidad, es el mismo sistema que utilizan los dispositivos de Apple Watch o Fitbit.

Acelerómetros en pingüinos, tortugas, murciélagos u osos polares

Son muchos los investigadores que han aplicado acelerómetros en animales tan dispares como los pingüinos, cormoranes, tejones, pumas u osos polares. Rory Wilson, profesor de biología acuática en la Universidad de Swansea, asegura que este tipo de dispositivos son muy útiles para lograr información sobre si los animales están corriendo, andando, nadando, yendo hacia arriba o hacia abajo. "Para alguien que trabaja con animales en la naturaleza, y la mitad del tiempo no puede verlos, es una herramienta increíblemente poderosa", enfatiza.

Recuerda Wilson que la primera vez que escucho algo sobre acelerómetros fue en 1999, cuando un profesor de la Universidad de Nagoya –Japón– escribió acerca de su utilización para rastrear a pingüinos nadadores. Reconoce que, en un principio, se lo tomó como una mera curiosidad sin aplicación factible.

Mucho han cambiado las cosas y, sobre todo, aquella primera impresión: Wilson ha usado los acelerómetros para estudiar el comportamiento de ovejas, murciélagos, tortugas marinas o halcones. Lo que hace es combinar los datos que le proporciona el acelerómetro con otros que obtiene de distintos sectores y miden la fuerza, la temperatura o la geolocalización. Con todo ello es capaz de saber exactamente dónde se encuentran.

Afirman en Wired que Wilson ha logrado tanta pericia leyendo e interpretando los datos, que es incluso capaz de saber cuál es el estado físico del animal o en qué momento los pingüinos están llenos de peces. Como Chusyd –ahora becaria posdoctoral en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Indiana–, Wilson es ya todo un experto en descubrir cómo ponerles estos dispositivos a los animales para que no se rompan. Por ejemplo, en las aves usa una cinta especial bajo las plumas de la espalda y, en los tiburones, coloca unos clips magnéticos.

Los acelerómetros son el futuro para rastrear animales

Gracias a creaciones magníficas como las pulseras para elefantes, se está consiguiendo una información valiosísima acerca de los animales. Una buena muestra es la que menciona Anthony Pagano, un investigador postdoctoral que trabaja con el Servicio Geológico de EE. UU., que afirma que estos dispositivos han coadyuvado sobremanera a conocer la actividad de los osos polares del norte de Alaska.

Poco a poco, sostiene Wilson, los avances tecnológicos harán que los acelerómetros y sus baterías sean de menor tamaño. Lo que facilitará que sean emparejados con otros sensores. Está seguro de que estos dispositivos cada vez serán más importantes y utilizados en la investigación. 

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento