Planeta Tierra
Internet podría ayudarnos a salvar la Tierra.

Internet podría ofrecer un sistema de alarma temprana para daños medioambientales, imitando a un 'guardián en línea' que alerta sobre brotes de enfermedades, según un equipo de científicos. Un rastreo automatizado de blogs, vídeos, noticias online y otras fuentes podría recolectar fragmentos de información para dar una imagen más amplia de problemas como el calentamiento global, la contaminación, la deforestación o la pesca excesiva, dijeron.

"Nos enfrentamos a grandes desafíos medioambientales (...) Pero no tenemos buenos sistemas de vigilancia", dijo Victor Galaz, de la Universidad de Estocolmo y autor principal del estudio, en el que colaboró con colegas británicos, estadounidenses y suizos. "Con Internet hay maneras bastante buenas de obtener esa información. En realidad nadie ha explotado eso", dijo. Una mejor información medioambiental podría ayudar a los gobiernos a tomar medidas.

Quieren que Internet sirva como gran sistema de vigilancia

Por ejemplo, las estadísticas que hay en la Red sobre el aumento en el precio del pescado en un puerto asiático podrían apuntar a problemas mayores de sobrepesca. O un blog sobre el brote de una plaga de insectos en un bosque escandinavo podría marcar un patrón relacionado con el calentamiento global.

El estudio apunta al éxito de Global Public Health Intelligence Network (GPHIN), de desarrollo canadiense, que rastrea redes de noticias y páginas web en busca de información sobre enfermedades. "GPHIN recoge actualmente las primeras pistas de aproximadamente el 40 por ciento de los 200-250 brotes investigados posteriormente y verificados por la OMS (Organización Mundial de la Salud) cada año", escribieron los investigadores en la publicación Frontiers in the Ecology and the Environment.

Casos concretos

Ya existen algunas redes de supervisión medioambiental, como los observadores de aves que registran avistamientos. Muchas especies están cambiando sus migraciones, en lo que podría ser una señal de cambio climático.

Los arrecifes de coral, que podrían morir si aumentase la temperatura del mar, serían un ejemplo en el que las observaciones dispersas en Australia, Hawai o el Caribe podrían ayudar a formar un puzle más amplio de la situación, dijo el científico. "Los buzos, aficionados o profesionales, a menudo publican informes en blogs u otras comunicaciones", dijo.

Un problema de este proyecto sería filtrar las fuentes poco fiables para evitar información inservible. La recopilación de datos podría ser tarea de una agencia de la ONU.