Los 'inquilinos' de Las Vistillas cambian su chabola por un puente

  • El Consistorio derribó sus casas para construir el 'minivaticano'.
  • Ahora viven bajo el viaducto de la calle Segovia.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MADRID.
Mustafá y dos ex chabolistas, ante los escombros de sus casas.
Mustafá y dos ex chabolistas, ante los escombros de sus casas.
JORGE PARÍS

Rachid, marroquí de 24 años, lleva 10 viviendo en España y en todo este tiempo jamás sospechó que acabaría bajo un puente. Hace tres días su chabola de la calle Segovia (La Latina) fue derribada por el Ayuntamiento de Madrid a instancias del Arzobispado para construir su polémica ciudad de la Iglesia.

No puedo cobrar el paro y no encuentro nada

Ahora él y tres ex chabolistas más viven en la calle, y su techo es el viaducto de la calle Segovia. El Consistorio, tras derribar sus casas, los dejó en un albergue, pero ellos rechazaron la ayuda: "Estaba lleno de yonquis y alcohólicos; muy mal ambiente" dice Mustafá (saharahui de 23 años), otro de los antiguos miembros del poblado.

El resto de 'vecinos', unos nueve, sí aceptaron la ayuda, "pero ya están fuera", comenta Rachid, "tampoco les gustaba el sitio". Dice que ahora están como él, durmiendo en la calle, aprovechando el buen tiempo, "aunque nosotros somos los únicos que permanecemos cerca", comenta Mustafá, mientras observa los escombros de su antigua vivienda.

La mayoría de los habitantes del asentamiento eran inmigrantes saharahuis en espera de asilo político, aunque otros, como Rachid y Mustafá, vivían desde hace años en Madrid. Rachid, que trabajaba en un centro comercial, se quedó además sin empleo hace siete meses. "No puedo cobrar el paro y no encuentro nada. No sé qué hacer, si ir a Francia, si volver a mí país...", dice.

También españoles

En el asentamiento también había tres españoles: una joven que vivía junto a su hijo y Mariano (nombre ficticio), de 27 años, que se pasó un lustro en una chabola porque "sin trabajo no hay dinero".

El poblado llevaba años ahí, pero el terreno pertenecía al Arzobispado de Madrid, que lo necesitaba para construir su minivaticano de Las Vistillas, al cual se oponen los vecinos de la zona porque acabará con el Parque de la Cornisa.

El Ayuntamiento de Madrid dice que no puede hacer nada por quien rechaza sus ayudas y que las chabolas eran ilegales.

  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MADRID.
  • Mostrar comentarios

    Códigos Descuento