Invasión en Gaza
Una niña palestina llora durante el funeral de sus hermanos, de 6 y 11 años, al norte de la Franja de Gaza, a mediados de enero de 2009. Mohammed Saber / EFE

Durante la operación Plomo Fundido en diciembre y enero pasados, cuando el ejército israelí invadió la franja de Gaza y en la que murieron 1.400 palestinos, los soldados tenían órdenes permisivas de disparar contra todo mundo, incluyendo mujeres y niños palestinos, según varios militares.

Cuando entrábamos en una casa debíamos tirar la puerta y empezar a disparar dentro. Yo a eso le llamo asesinato

Sus testimonios han sido publicados por varios medios israelíes y han levantado una gran polémica. El ejército ha abierto una investigación penal.

Varios soldados han asegurado durante la ofensiva militar contra Gaza, del 27 de diciembre al 18 de enero pasados, tenían órdenes "permisivas" y que dispararon contra mujeres y niños palestinos desarmados y dañaron de manera gratuita propiedad privada.

"¿Cómo puede tener sentido?"

Éste es uno de los testimonios, publicado en el diario Yediot Aharonot: " Cuando entrábamos en una casa debíamos tirar la puerta y empezar a disparar dentro y subir piso a piso. Yo a eso le llamo asesinato. En cada piso, identificábamos a una persona y le disparábamos, yo me preguntaba: ¿cómo puede esto tener sentido?".

Los controvertidos testimonios fueron hechos el pasado 13 de febrero por pilotos y soldados de infantería que daban una charla en un curso preparatorio para el servicio militar en el Instituto Académico de Tivón.

En la conferencia, un jefe de escuadrón narró cómo el comandante de la compañía "ordenó que se disparase y matase a una anciana palestina que caminaba por una carretera a unos cien metros de la vivienda que la compañía se había incautado", lo que calificó de "asesinato a sangre fría".

"Deberíamos matar a todos aquí"

Otro soldado aseguró que varios jefes militares le dijeron: "Deberíamos matar a todos aquí [en el centro de Gaza]. Todos aquí son terroristas".

"En Gaza hicimos cosas que diez días antes nos hubieran parecido horribles y que en aquellos momentos, con los bombardeos y viendo a los compañeros heridos, nos parecían normales", dijo a Efe un soldado que declinó dar su nombre.