Josef Fritzl podría salir en libertad condicional, teóricamente dentro de 15 años, como muy pronto, ha informado Franz Cutka, portavoz de la Audiencia Provincial de la ciudad austríaca de Sankt Pölten.

Si los psicólogos dicen que está curado, sería trasladado a una cárcel normal, donde puede acceder a la libertad provisional

Fritzl ha aceptado la sentencia que lo condena a cadena perpetua en un centro especial para criminales con trastornos mentales y ha renunciado a su derecho de apelación, ha explicado Cutka en rueda de prensa tras el dictamen de la sentencia.

Sobre la fecha en la que el condenado por los cargos de asesinato por omisión de auxilio, esclavitud, violación, coacción grave y privación de libertad pueda salir a la calle en condicional, Cutka ha asegurado que podría ser en un plazo mínimo de 15 años, siempre y cuando los peritajes psicológicos fueran positivos.

"Debería producirse un examen de las condiciones del interno, y si los resultados fuesen que está curado y que no existe peligro de su parte, sería trasladado a un centro penitenciario normal", ha indicado el funcionario austríaco.

En ese centro, "en el caso de una cadena perpetua, como pronto sería posible una libertad condicional después de 15 años", ha agregado el portavoz judicial.

A ese tiempo habría que restar los 11 meses, desde abril de 2008, que el condenado estuvo en prisión desde su detención, hasta la celebración del juicio.

Por su parte, la jueza que presidió el Tribunal, Andrea Humer, ha asegurado que la sentencia carece de atenuantes debido a la "insidia" con la que actuó contra su hija, a la que encerró y violó durante 24 años. La magistrada ha afirmado que crímenes como los de asesinato por omisión de auxilio, esclavitud, violación, incesto, coacción grave y privación de libertad "sólo pueden castigarse con el máximo rigor".

Aún no se decide dónde será encerrado

Todavía no está decidido el lugar en el que será internado el condenado, pero lo que sí han dejado claro las autoridades es que seguirá una terapia psiquiátrica desde el primer momento.

Por ahora Fritzl permanecerá en el penal de Sankt Pölten, hasta su traslado a un centro penitenciario de Viena, donde se le someterá a varias pruebas de tratamiento mental.