Consumo prohíbe vender mascarillas de tela como "higiénicas" si no cumplen los requisitos

  • El ministerio que lidera Alberto Garzón establece que solo puedan ser comercializadas como mascarillas higiénicas las testadas por un laboratorio acreditado.
Las mascarilla de tela deben estar perfectamente secas antes de usarlas o guardarlas.
Varias mascarillas de tela.
Mona El Falaky / Pixabay

El Ministerio de Consumo que lidera Alberto Garzón firmará este jueves una orden para prohibir que se comercialicen las mascarillas de tela que no cumplan los requisitos de protección bajo el nombre de "mascarillas higiénicas". Así lo confirman a 20minutos fuentes de Consumo, que explican que la nueva normativa entrará en vigor de forma completa a partir de mediados de marzo, fecha en la cual "solo podrán ser comercializadas como mascarillas higiénicas las testadas por un laboratorio acreditado".

"Hasta ahora cualquier producto podía denominarse ‘mascarilla higiénica’, y ahora solo podrán hacerlo los que cumplen los requisitos técnicos establecidos", explican estas fuentes. En este sentido, deberá indicarse obligatoriamente en el envase de las mascarillas "los datos testados relativos a la eficacia de filtración del material y la resistencia a la respiración o permeabilidad al aire", así como el nombre del laboratorio que ha realizado estas pruebas, que deberá tener un sistema de certificación equivalente al que se utiliza para validar las mascarillas FFP. Y en ningún caso se podrá vender el producto como un "equipo de protección especial".

La norma entrará en vigor desde que se publique en el BOE, pero las empresas podrán seguir vendiendo las mascarillas que estén ya en el mercado aun sin cumplir estos requisitos hasta un mes después de promulgada la norma. Una vez pase ese periodo, las compañías que comercialicen mascarillas higiénicas sin serlo estarán sujetas a una posible sanción por parte de las comunidades, mientras los laboratorios que certifiquen mascarillas que no tengan el suficiente nivel de protección se exponen a castigos que pueden conllevar incluso su cierre durante un periodo máximo de cinco años, en los casos más graves.

La puesta en marcha de esta normativa va en línea con lo ocurrido en otros países europeos. En Francia está prohibida desde el pasado 27 de enero la comercialización de mascarillas para uso no sanitario (el equivalente a las mascarillas higiénicas de España) con una eficacia de filtración inferior al 90%, y también se ha vetado el uso en los centros educativos de otras mascarillas que no sean esas o bien las quirúrgicas o las FFP2.

Por su parte, Alemania ha sido más drástica y ha optado por prohibir directamente todas las mascarillas de tela en los espacios públicos. El país germano únicamente permite ahora utilizar mascarillas quirúrgicas o FFP2 en el transporte público, los comercios o los edificios públicos. No obstante, la Comisaria Europea de Salud, Stela Kyriakides, indicó el pasado 3 de febrero que no hay evidencia suficiente para recomendar la utilización de las mascarillas FFP2 para todo el público en general.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento