La pérdida de olfato por Covid podría conllevar la creación de anticuerpos más duraderos

Pérdida de olfato por la Covid-19.
Pérdida de olfato por la Covid-19.
EUROPA PRESS
Pérdida de olfato por la Covid-19.
EUROPA PRESS / EFE

La anosmia o pérdida de olfato es uno de los síntomas más característicos de la Covid-19, especialmente cuando la enfermedad no afecta de forma grave al paciente. Aunque las secuelas pueden ser persistentes y muy incómodas, perder el olfato también puede significar buenas noticias: está asociado a una mayor y más duradera respuesta inmunitaria.

Investigadores italianos han detectado que los pacientes recuperados de Covid-19 que padecieron anosmia durante o después de la infección tenían, cinco meses después, 2,75 más posibilidades de haber aumentado sus anticuerpos que el resto de los participantes en el estudio.

“Hemos descubierto que hay varios síntomas asociados a una mayor tasa de anticuerpos, sin embargo, solo la anosmia/ageusia y el dolor de pecho estaban vinculados a los mayores coeficientes”, explican los investigadores en su artículo, aún no revisado por pares, publicado el lunes en el portal medRxiv.com.

El estudio se realizó mediante el seguimiento y testeo de 4.735 profesionales sanitarios de 10 centros de salud del norte de Italia en un periodo en el que la curva de contagios fue prácticamente reducida a cero, por lo que los investigadores han descartado que ese auge en los anticuerpos pudiera deberse a nuevos contactos con el virus.

La razón por la que los pacientes con anosmia han marcado una diferencia tan importante estaría en que el SARS-CoV-2 podría persistir durante largo tiempo en el bulbo olfatorio, haciendo que el sistema inmune continúe produciendo anticuerpos y, también, provocando que la anosmia continúe en algunos pacientes durante semanas o meses.

“La respuesta incrementada de anticuerpos en pacientes con anosmia podría estar vinculada a la persistencia del virus en el bulbo olfatorio, lo que, mediante inflamación local y la emisión de antígenos, mantiene e impulsa la respuesta de anticuerpos”, explican los investigadores.

Inmunidad de seis meses en sintomáticos

Aunque aún existen más preguntas que respuestas sobre la duración de la inmunidad frente a la Covid-19 en pacientes que han pasado la infección, existe un consenso científico sobre que ésta dura al menos seis meses en el caso de pacientes sintomáticos.

Este estudio también vino a confirmar que los niveles de anticuerpos se reducen paulatinamente en menos de cinco meses en el caso de los pacientes recuperados que pasaran la enfermedad sin síntomas, aunque todavía hoy no está claro hasta qué punto la ausencia de anticuerpos detectables en sangre implican ser vulnerable a una reinfección.

Junto a la creación de anticuerpos, el individuo infectado también genera una respuesta de células B, llamadas “de memoria” y que son, de hecho, las responsables de la producción de los anticuerpos específicos contra el virus. En caso de volver a entrar en contacto con el virus, estas células podrían reactivar la respuesta inmunitaria, aunque ya hayan desparecido los anticuerpos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento