Nace el primer hijo de la princesa Eugenia de York y Jack Brooksbank

La princesa Eugenia de York, en 2019.
La princesa Eugenia de York, en 2019.
Adam Davy / GTRES

Tres corazones azules. Ese es el único pie de foto con el que la princesa Eugenia de York ha titulado la fotografía con la que ha revelado en redes sociales (tiene en Instagram casi un millón y medio de seguidores) que ha nacido su primer bebé, fruto de su relación con Jack Brooksbank.

Por ahora se desconoce el género del recién nacido (y por lo tanto también su nombre), aunque sí que ha pesado 3,67 kilogramos y que el nacimiento ha tenido lugar en el Portland Hospital de Londres, a pesar de que estos datos no aparezcan junto a la tierna fotografía en blanco y negro del bebé agarrando las manos de sus orgullosos padres.

La imagen se ha llenado rápidamente de comentarios de felicitación (muchos de ellos utilizando también el emoticono usado por la hija del príncipe Andrés, duque de York, y de Sarah Ferguson), entre los que destaca el "¡Qué fantástica noticia!" de James Middleton, hermano menor de Kate Middleton.

Eugenia ha dado a luz dos años y medio después de casarse (en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, el 12 de octubre de 2018) y la familia vivirá donde hasta ahora ha residido, en Ivi Cottage, dentro de los terrenos del Palacio de Kensington.

Lo curioso es que, pese a que el recién nacido ocupa el puesto undécimo en la línea de sucesión al trono (siendo el noveno bisnieto de la reina Isabel II y del duque de Edimburgo), no recibirá ningún título ni tratamiento real, como también le ocurrirá al hijo que están esperando para las próximas semanas Zara y Mike Tindall.

En el caso de este futuro nacimiento es porque los padres de Zara, la princesa Ana y Marc Phillips, decidieron en su momento que ninguno de sus hijos llevara un título monárquico, pero para el hijo o la hija de Eugenia de York y Jack Brooksbank es diferente (y una prueba del machismo imperante en las casas reales, sobre todo en el pasado).

Hay que remontarse algo más de un siglo, a 1917, y una decisión del abuelo de la actual monarca, el entonces rey Jorge V. Este soberano decidió que solo recibirían el título de príncipe o princesa aquellos de sus bisnietos que llegaran por vía masculina.

Solo por intervención directa de Isabel II se podría cambiar esta tradición, que hace que sí reciban tratamiento real los cuatro hijos del príncipe Guillermo; Archie, el hijo del príncipe Harry; Savannah e Isla Elizabeth, hijas de Peter Phillips; o Jacobo Mountbatten-Windsor, vástago del príncipe Eduardo, último hijo de Isabel II. Sin embargo, la otra hija del conde de Wessex, Luisa, así como los descendientes de Zara Tindall y de Eugenia y Beatriz de York no tienen ni tendrán un título royal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento