Plaza de San Pedro en el Vaticano
El Vaticano expresa su indignación. ARCHIVO

Es una de las críticas a la Iglesia más clásicas que existen, aunque el hecho de que se esté desarrollando en Internet quizá le dé una dimensión distinta y más global. En la red social de Facebook ha nacido una iniciativa con la que se pide al Vaticano "cambiar sus tesoros por comida para África". "¿Te apuntas?", pregunta el autor de la idea, Alberto Juesas. De momento, en algo más de un mes, la propuesta ha recibido más de 45.000 apoyos.

El derecho internacional impide a la Iglesia vender sus obras del Vaticano

El creador de esta causa argumenta en su presentación, como otras personas afines a esta idea ya han podido hacer en el pasado, que "es una vergüenza ver las riquezas del Vaticano y después ver el telediario" o que la Iglesia "no predica con el ejemplo". Como se ha dicho anteriormente, cuenta con miles de seguidores pero también hay muchos internautas que, en los foros abiertos para el debate, han expresado su rechazo a la propuesta.

La respuesta, sorprendentemente, no se ha hecho esperar desde el Vaticano y el cardenal Paul Josef Cordes, presidente de la sección vaticana dedicada a la caridad, ha aclarado que el derecho internacional impediría al Papa aplicar esta petición, informa la agencia Zenit. La razón es sencilla: la Iglesia tiene la obligación de conservar toda la riqueza artística del Vaticano, que cuenta con cientos de obras entre pinturas, esculturas o libros, entre otros tesoros, ya que se trata de bienes culturales que son patrimonio de la humanidad y, en este caso, también patrimonio cultural de Italia. De hecho, el derecho internacional impide a la institución vender esas obras.

La visita del Papa a África

La iniciativa nacida en la citada red social surge justo cuando el Papa Benedicto XVI ha iniciado su primer viaje como pontífice al continente africano, concretamente a Camerún y Angola, para lanzar un mensaje de paz y una denuncia contra la corrupción en la región.

De hecho, en su primer discurso en Camerún, Benedicto XVI denunció que África sufre "de manera desproporcionada hambre, pobreza y enfermedades" y agregó que "ante el dolor y la violencia, la pobreza o el hambre, la corrupción o el abuso de poder, los cristianos no pueden permanecer en silencio". Además, ha pedido a los países desarrollados que afrontan la crisis económica que no olviden al continente en el que la supervivencia es una lucha diaria para millones de personas.