El Papa Benedicto XVI afirmó que no se puede frenar el sida solamente con la distribución de preservativos, ya que la solución es "humanizar la sexualidad con nuevos modos de comportamientos".

Las propuestas que vienen de diversas partes de la sociedad en la lucha contra el sida no son ni "realistas" ni "eficaces" y la política de la Iglesia Católica es la más eficaz en ese aspecto, dijo el Pontífice a bordo del avión papal que le lleva a Yaundé, la capital de Camerún, en la primera etapa de su visita a África.

No estoy solo, tengo unos colaboradores muy válidos

Preguntado por las manifestaciones aparecidas recientemente en los medios de comunicación en las que se comentaba que el Pontífice ha demostrado que está solo durante la polémica desatada por la revocación de la excomunión a los obispos lefebvrianos, Benedicto XVI afirmó que cuando escucha esas cosas le entran "ganas de reír".

"No estoy solo, tengo unos colaboradores muy válidos. Todos los días recibo al secretario de Estado, el cardenal (Tarcisio) Bertone, a los obispos y a otro personal de la Curia. Veo regularmente a todos los prelados del mundo", dijo.

Por otro lado, y con respecto a la crisis económica mundial, el Papa afirmó que visita África con la idea de "confirmar en la fe a los hermanos del continente negro" y sin ningún programa político ni económico, porque a él no le corresponde.