Tribunales.- Juzgan este lunes a dos hermanos por incendiar su piso en Santa Aurelia y atacar a la Policía

La Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla tiene previsto celebrar este lunes un juicio contra dos hermanos acusados de presuntos delitos de incendio, atentado y amenazas, por haber prendido presuntamente fuego en octubre de 2018 a la vivienda que habitaban en el barrio de Santa Aurelia y atacar a los agentes de la Policía Nacional desplegados para atender la emergencia derivada del fuego, toda vez que el juicio había sido fijado en principio para el mes de septiembre del año pasado.

En el escrito de acusación de la Fiscalía, recogido por Europa Press, se detalla que los dos hermanos acusados, Antonio y José Luis O.J., "en días previos al 12 de octubre de 2018 decidieron prender fuego en el domicilio que habitaban", ubicado en un bloque de viviendas de la plaza de Ángel Ripoll Pastor, manifestando uno de ellos la tarde de la citada jornada "que prenderían fuego" al piso.

Ya sobre las 20,20 horas de aquel 12 de octubre de 2018, los acusados "apilaron numerosos papeles y objetos tras la puerta de su domicilio, así como rociaron el suelo con aceite, prendiendo fuego intencionadamente, quedando dentro de la vivienda" uno de ellos mientras el otro "abandonaba la vivienda con una barra de hierro con la que atrancó la puerta del portal, impidiendo la entrada y salida de las personas que intentaban abandonar el edificio, mientras manifestaba en voz alta 'que si se quemaba su hermano, se quemaban todos', para posteriormente desatrancar la puerta, abandonando el lugar.

"EN PELIGRO" LA VIDA DE LOS VECINOS

Fruto de ello, "comenzó a propagarse el fuego en la vivienda" y, dado que la misma está en la primera planta del edificio, "la caja de la escalera del bloque actuó como efecto de chimenea a plantas superiores", alcanzadas por el humo. Así, se puso "en peligro la vida e integridad de las personas que estaban en el interior del bloque, así como de los funcionarios policiales y del cuerpo de bomberos" movilizados para hacer frente al incendio.

Es más, según el escrito de la Fiscalía, cuando los agentes accedieron a la vivienda donde había sido provocado el incendio, derribando para ello la puerta, el acusado que estaba en el interior del inmueble "acometió" contra ellos con "una especie de arpón" e incluso una vez reducido por los policías, continuó atacando a los mismos mediante "patadas y puñetazos".

AMENAZAS A UNO DE LOS VECINOS

También expone la Fiscalía que el acusado que atoró la puerta del bloque con una barra de hierro se dirigió después a un vecino blandiendo tal objeto con la amenaza de que le iba "a matar", acometiendo después con la barra contra los agentes, quienes le redujeron, pese a lo cual el citado individuo les golpeó mediante patadas y puñetazos.

Por ello, la Fiscalía reclama para cada uno de ellos 12 años de cárcel por un delito de incendio, más cuatro años de prisión para cada uno de ellos por delitos de atentado, multas de 180 euros a cada uno por varios delitos leves de lesiones y al portador de la barra de hierro 15 meses más de cárcel por un delito de amenazas graves.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento