Diego Arrabal vuelve emocionado al plató de 'Viva la vida' y lanza una reflexión sobre el coronavirus

Diego Arrabal, en el plató de 'Viva la vida'.
Diego Arrabal, en el plató de 'Viva la vida'.
TELECINCO

El paparazzi y colaborador de Viva la vida Diego Arrabal ha regresado muy emocionado este sábado al plató del programa de Telecinco, donde ha contado cómo ha sido su ingreso hospitalario al contagiarse de coronavirus.

Tal y como ha recordado, Arrabal llevaba un mes sin pisar el plató debido, primero, a la gran nevada de la borrasca Filomena, y posteriormente a su positivo en coronavirus, que le llevó a ser ingresado en un hospital. 

El fotógrafo ha recordado que el único síntoma que experimentó al principio fue fiebre, motivo por el que terminó acudiendo a las urgencias del Hospital de Marbella. "Me infecto, mi mujer también y la primera semana ella tiene dos días mal, pero yo estoy fenomenal. Me creía que todo iba a ser así, y a la semana empieza a subirme la fiebre y no había manera de quitarla", ha contado en una entrevista con Emma García.

Tras hacerle una placa que confirmaba que tenía una neumonía bilateral y una analítica "que preocupa a los doctores porque tenía unos valores que no eran muy halagüeños, deciden, por mi bien, ingresarme en urgencias", ha explicado Arrabal. 

En total, el fotógrafo pasó día y medio ingresado en urgencias, una situación en la que se le pasó de todo por la cabeza, y que le llevó a hacer una reflexión: "Me fastidia mucho el no cumplir las normas que yo tenía que haber cumplido", ha admitido.

En este sentido, Arrabal ha sostenido que "cuando uno cumple las normas, uno evita casi el contagio, pero yo es que no lo hice bien. Esa es la realidad", ha afirmado.

"Yo me quité esa mascarilla esa tarde, estábamos tomando café, venía un amigo, lo saludaba, y al final nos contagiamos cuatro compañeros", ha reconocido a continuación.

Durante ese día y medio en urgencias, ha afirmado el colaborador, no paró de darle vueltas: "Pensaba, voy a luchar. Pero, ¿y por qué no luché una semana antes? Era tan fácil como no quitarme la mascarilla".

En este punto, ha recordado a otros pacientes que conoció tras su paso por el hospital, personas "de todas las edades": "Mi compañero de habitación es mucho más joven que yo, y no podía respirar. Gracias a Dios le han dado el alta y ya está en su casa, pero cuando escuchas que hay gente que todavía no se lo cree... Les invito a que pasen por el hospital 10 minutos solamente. Van a ver la cruda realidad", ha asegurado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento