Los distintos ritmos de vacunación amenazan con un mundo inmunizado a dos velocidades

Una enfermera realiza un ensayo de vacunación contra la COVID-19 en Ramat Gan, Israel.
Una enfermera realiza un ensayo de vacunación contra la COVID-19 en Ramat Gan, Israel.
ABIR SULTAN / EFE

2020 pasará a la historia como el año en el que estalló la pandemia y 2021 está llamado a ser el del inicio de las vacunaciones. El proceso ha comenzado ya en numerosos países, aunque con ritmos muy diferentes, mientras muchos otros tendrán que esperar meses o incluso más de un año para poder comenzar.

Israel es, a día de hoy, el país que va claramente en cabeza en el proceso de inmunización de su población gracias al suministro ininterrumpido de dosis de la vacuna de Pfizer del que ha disfrutado desde comienzos de año.

En el resto de países que ya han comenzado el proceso, como los de la Unión Europea, Reino Unido o Estados Unidos, la escasez de dosis disponibles está impidiendo avanzar tan rápido como se esperaba, lo que ha obligado a los gobiernos nacionales a agudizar el ingenio en busca de nuevas estrategias.

“Establecer estrategias poblacionales de vacunación depende de qué tipos de vacunación quieras y de qué objetivos tengas”, declara un portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva Salud Pública e Higiene (Sempsph). “España ha marcado claramente una apuesta: evitar la mortalidad”.

El modelo Español es, en realidad, el modelo europeo, dado que no existen diferencias reseñables entre los diferentes países del bloque comunitario, más allá de las peculiaridades, en el caso español, del sistema de autonomías.

Sin embargo, se han puesto en marcha diferentes estrategias a lo largo y ancho del planeta cuyos resultados se podrán evaluar en los próximos meses. Estos son, algunos de los modelos más característicos.

Un ensayo masivo en Israel

Israel ha avanzado a una velocidad vertiginosa en estas primeras semanas del año y el Gobierno calcula que podría alcanzar la ansiada inmunidad de grupo tan pronto como en marzo o abril.

Su estrategia de vacunación no difiere, en términos generales, de la que se ha implementado en Europa. La clave de su éxito, sin embargo, está en haber logrado garantizar un abastecimiento privilegiado de dosis por parte de Pfizer.

Como ya ocurrió con la vacuna de GSK frente al meningococo B, que fue suministrada al Reino Unido de forma gratuita por parte de la farmacéutica desde 2015, Pfizer podría haber llegado a un acuerdo privilegiado con Israel con el fin de lograr datos que confirmen de forma definitiva la eficacia de su vacuna en una suerte de ensayo masivo sobre el terreno.

Un caso similar es el de Emiratos Árabes Unidos, el segundo país con una mayor tasa de vacunación por el momento, que ha recibido suministro privilegiado de la vacuna del laboratorio chino Sinpharm.

La apuesta británica por una sola dosis

El Reino Unido es el país europeo que ha logrado un mayor ritmo de vacunación en este arranque de año, muy por encima del que están implementando los países de la Unión Europea. La clave detrás del éxito ha sido una ágil negociación con las farmacéuticas y un rápido proceso de aprobación por parte del regulador sanitario británico y su particular y arriesgada estrategia.

A pesar de que los ensayos clínicos de la vacuna de la Universidad Oxford y AstraZeneca se realizaron con dos dosis por paciente inmunizado, al igual que las de Pfizer y Moderna, el Gobierno británico ha decidido priorizar inocular la primera dosis al mayor número de personas lo antes posible a costa de posponer indefinidamente la administración del segundo pinchazo.

Esta apuesta supone un riesgo, dado que no está claro que grado de inmunización se alcanza con una sola dosis, pero los primeros estudios al respecto y una mejora en los datos epidemiológicos parecen estar dando la razón al Gobierno dirigido por Boris Johnson.

El modelo conservador europeo

La UE, al contrario que el Reino Unido, ha decidido apostar por seguir a rajatabla las indicaciones que dieron las farmacéuticas. Esto supone que se están inoculando dos dosis por paciente con un espacio de unos 21 días entre ambas. La aprobación más tardía por parte del regulador sanitario y el conflicto entre la Comisión y AstraZeneca han hecho que el ritmo inicial esté siendo más lento de lo esperado.

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, declaró la semana pasada que, mientras que “el Reino Unido es un barco de competición la UE es más un petrolero” y se mostró optimista con la perspectiva de lograr inmunizar al 70% de la población este verano.

Indonesia empezará a vacunar a los más jóvenes

El modelo más sorprendente e innovador hasta ahora es el que ha anunciado Indonesia, que empezará vacunando a los más jóvenes con el fin de evitar la propagación de la enfermedad lo antes posible. Las particularidades del país y sus grandes diferencias con Europa hacen que los dos modelos sean difícilmente homologables.

El riesgo de una inmunización a dos velocidades

Con esta variedad de estrategias y el suministro tan desigual de vacunas por todo el planeta se corre el riesgo de que se produzca una inmunización a dos velocidades que tenga como consecuencia final que la pandemia se alargue durante años o se haga endémica en ciertas partes del planeta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento