El 80% de los catalanes creen que la situación ha empeorado durante la última legislatura

Valoraciones.
Valoraciones.
Henar de Pedro

Cataluña no está ahora mejor que en 2017. Esa es otra de las conclusiones de la encuesta de DYM para 20minutos. El Gobierno actual suspende en valoración, con un 3,5 de media. Los votantes de Junts y ERC son los que manifiestan una mejor valoración del Govern, compuesto precisamente por estas dos formaciones, aprobándolo con medias de 5,1 y 5, respectivamente. 

En relación con el posicionamiento político, son los ubicados en la izquierda los que indican una mejor valoración, aunque suspenden al Gobierno autonómico (4,3 de media). Son las personas con sentimientos catalanistas muy altos quienes, en mayor medida, aprueban al Gobierno independentista (5,2 de media).

Para la mayoría de votantes, durante la última legislatura ha empeorado la situación social, política y económica de Cataluña. Desde el punto de vista social, un 89% de la gente apunta a que la autonomía está ahora peor que hace cuatro años. En cuanto a la situación política, ese porcentaje de pesimismo es de un 83,7%. La economía, aunque en menor medida, ha empeorado para el 73,6% de los ciudadanos. El sentimiento de empeoramiento de la situación social, política y económica es transversal a todos los perfiles.

Además, el 60,8% de los ciudadanos no considera que se hayan modificado sus sentimientos independentistas durante la última legislatura. Se observa sin embargo una polarización, especialmente entre aquellos que se posicionan con un sentimiento catalanista alto. Los votantes de Junts, ERC y CUP y los que manifiestan un mayor sentimiento catalanista son los que han potenciado su sentimiento independentista, y son, precisamente, los que optan por formaciones secesionistas a la hora de votar.

Motivos para el independentismo

Según la encuesta de DYM, el principal motivo mencionado por las personas que se sienten más independentistas son los "ataques a Cataluña y al independentismo" (40,2%) y "la mala gestión del Estado español". 

Por otro lado, entre las personas que se sienten menos independentistas, el 36,0% aluden a la "mala gestión de los partidos políticos", acompañada de la "sensación de decepción y fracaso" y las "promesas incumplidas".

Asimismo, los electores no tienen muchas esperanzas puestas en los comicios del 14 de febrero. El 61,2% de la gente se muestra pesimista respecto a la posibilidad de que estas elecciones ayuden a que mejore la situación política en Cataluña. 

Los votantes de Ciudadanos son los que se muestran menos optimistas ante la situación política. Eso sí, el 59,3% de los catalanes indica que es necesario disminuir la conflictividad política en Cataluña y reagrupar a la sociedad catalana. Esta afirmación obtiene más apoyos entre las personas que manifiestan sentimientos catalanistas bajos o medios, especialmente entre los electores de PSC y Ciudadanos en las últimas elecciones.

En Cataluña también hay una lectura nacional. Los comicios pueden suponer, si hay tripartito de izquierdas, que se emule el acuerdo que se ha dado en el Gobierno central, donde PSOEy Unidas Podemos conforman la coalición, pero cuentan con el apoyo (por ejemplo en los Presupuestos Generales del Estado) de Esquerra Republicana. Aun así, los republicanos no quieren oír hablar de un pacto con el PSC después de las elecciones del 14 de febrero.

En plena tercera ola

Las elecciones del 14-F son especiales, porque se dan en plena tercera ola de la pandemia del coronavirus. Un 85,9% de los catalanes opina que la decisión sobre mantener la fecha de los comicios se ha tomado en base a intereses políticos. 

La fecha fijada, de hecho, impacta directamente en la intención de ir a votar. Solo un 54,3% indica que seguro que votará el día de las elecciones y un 12,6% que probablemente lo hará. Esto contrasta claramente con la participación en las elecciones de 2017 donde se superó el 80% de participación. Esa es una de las claves de los comicios. 

La campaña electoral está siendo mayoritariamente telemática, y las formaciones han insistido en la necesidad de la participación, llamando sobre todo al voto por correo. Además, mantienen que votar presencialmente será "seguro" a pesar del nivel de contagios que se está dando en Cataluña.

Esta predisposición a acudir a votar presenta claras diferencias por perfiles. Los votantes de la CUP y Junts son quienes se muestran más proclives a votar. Entre quienes tienen mayor nivel de sentimiento catalanista esta predisposición para ir a votar es más elevada.

Con todo, el 70,3% de los catalanes considera que las elecciones del 14 de febrero se deberían haber retrasado. Los votantes de Junts y ERC son los que se muestran más críticos con las decisión de mantener la fecha electoral. Aunque parece que ya es una realidad que los comicios se van a celebrar el 14 de febrero, no será hasta el día 8 cuando la justicia confirme del todo la fecha.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento