Los antiguos egipcios crearon "momias de barro" para abaratar costes

Individuo momificado y ataúd en la Colección Nicholson del Museo Chau Chak Wing, Universidad de Sydney. -
Individuo momificado y ataúd en la Colección Nicholson del Museo Chau Chak Wing, Universidad de Sydney. -
SOWADA ET AL, PLOS ONE

Un nuevo análisis de un individuo momificado revela un raro caparazón de barro, una practica mortuoria que se asocia a que este elemento era más asequible que la fórmula de resina empleada con las élites. Además, se ha descubierto que el cuerpo es anterior al ataúd, lo que sugiere que fue colocado allí por comerciantes del siglo XIX para venderlo como conjunto completo.

Los estudios de cuerpos momificados desde finales del Imperio Nuevo hasta la Dinastía XXI (1294-945 aC) han informado de un caparazón de resina dura que protege el cuerpo dentro de sus envoltorios, especialmente para las momias reales de la época. Sin embargo, en esta ocasión, Karin Sowada, de la Universidad Macquaire y sus colegas describen su descubrimiento sobre un raro caparazón de barro pintado que encierra una momia adulta en el Museo Chau Chak Wing de Sydney. Presenta los resultados en PLOS ONE.

Sir Charles Nicholson compró el cuerpo momificado, el ataúd con tapa y el tablero de momia como un conjunto durante un viaje a Egipto en 1856-1857, y lo donó a la Universidad de Sydney en 1860. La inscripción del ataúd identifica al propietario como una mujer titulada llamada Meruah, y la iconografía lo remonta aproximadamente al año 1000 a.C. Aunque se sometió a una tomografía computarizada (TC) completa en 1999, los autores volvieron a escanear el cuerpo para el estudio actual utilizando tecnología actualizada.

"El caparazón de barro que encierra el cuerpo de una mujer momificada dentro de las envolturas textiles es una nueva adición a nuestra comprensión de la momificación del antiguo Egipto", indican los autores.

Usando esta nueva visualización de la dentición y el esqueleto, los autores determinaron que el individuo momificado era un adulto medio joven (26-35 años). Aunque los escáneres corporales no revelaron genitales externos, y los órganos reproductores internos habían sido extraídos durante el proceso de momificación, las características sexuales secundarias óseas (huesos de la cadera, mandíbula y cráneo) sugieren que el individuo momificado era una mujer.

El análisis actual de la técnica de momificación y la datación por radiocarbono de muestras textiles de envolturas de lino ubican al individuo momificado a finales del Imperio Nuevo (c. 1200-1113 a. C.). Los nuevos escaneos también revelaron la extensión y la naturaleza del caparazón de barro, mostrando que envuelve completamente el cuerpo y está en capas dentro de las envolturas de lino.

Además de su práctico propósito restaurador, los autores sugieren que el caparazón de barro les dio a quienes cuidaban a los fallecidos, la oportunidad de emular las prácticas funerarias de la élite. Es decir, en vez de recubrir el cuerpo con una cara capa de resina importada, lo hacían con materiales más baratos y disponibles localmente.

Aunque este tratamiento de caparazón de barro no se ha documentado previamente en la literatura, los autores señalan que aún no es posible determinar la frecuencia con la que este tratamiento puede haber sido empleado  en el Imperio Nuevo tardío del antiguo Egipto, y sugieren que más estudios radiológicos sobre otras momias no reales pueden revelar más sobre esta práctica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento