Estos son los peligros de exfoliar demasiado la piel del rostro y así podemos reparar el daño ocasionado

Exfoliar demasiado la piel puede ocasionar muchos problemas.
Exfoliar demasiado la piel puede ocasionar muchos problemas.
PEXELS

Tener una piel perfecta, sin imperfecciones y sin ningún tipo de textura es la meta de muchas personas cuando se adentran en el mundo del cuidado facial. La influencia de la belleza coreana con sus rutinas de 10 pasos con la que consiguen un cutis impecable es uno de los culpables.

Para alcanzar ese objetivo, a veces caemos en exfoliar nuestra piel más de lo debido, ya sea a propósito, en nuestro deseo de eliminar la textura, o sin quererlo, usando varios productos con ingredientes exfoliantes en ellos. 

Según Pedro Catalá, farmacéutico, cosmetólogo y fundador de Twelve Beauty, este gesto puede hacer que se agrave el problema que queremos solucionar: “las células muertas que se acumulan en la superficie de la piel ejercen una función barrera y protectora. Al exfoliar la piel, ésta queda desprotegida y es más vulnerable a factores externos, como el clima o incluso posibles infecciones”.

Cuando nuestra piel está sana, con la barrera de la piel intacta, tenemos ceramidas y ácidos grasos que protegen nuestra piel de la polución o las infecciones que acaban provocando el acné. De esta manera, no solo está protegida contra las agresiones externas, sino que está menos sensible, tiene menos arrugas y está más flexible y luminosa.

Las consecuencias de pasarnos con la exfoliación pueden ser bastante molestas, como la tirantez y sequedad, sensibilidad, enrojecimiento, descamaciones y acné.

Además, al tener comprometida la barrera protectora de la piel, los rayos UV penetran con mucha más facilidad, haciendo que salgan manchas, arrugas muy profundas y quemaduras solares.

Debemos tener muy en cuenta que además de las exfoliciones químicas, cepillos faciales como los de Foreo o Clarisonic también exfolian en profundidad la piel, por lo que no es recomendable usarlos todos los días.

Si después de saber esto, nos damos cuenta de que nuestra piel está dañada, no hace falta que cunda el pánico ya que podemos cuidarla adecuadamente para reparla.

El primer paso es dejar cualquier producto que nos exfolie la piel, ya sea vitamina c, retinol, cualquier ácido —menos el hialurónico—, cepillos faciales, toallitas, exfoliantes físicos... Y usar siempre protector solar, incluso si no vamos a salir de casa.

Para recuperar la función barrera de la piel debemos nutrirla con ingredientes como ceramidas, centella asiática o con elementos que estén presentes de forma natural en nuestra piel, como los ácidos grasos. En esto las marcas de cosmética coreana están muy puestos y en casi todas las cremas y esencias podemos encontrar elementos reparadores e hidratantes.

Una vez ya hayamos recuperado la salud de nuestra piel podemos volver a meter los ácidos, pero teniendo cuidado de no volvernos a pasar. Para evitar esto, debemos empezar a incluirlos de forma paulatina y aplicándolo solo unos días a la semana. Una vez nuestra piel se haya acostumbrado, podemos ir subiendo la frecuencia de aplicación poco a poco y aplicando siempre FPS. En el momento que veamos que la piel se irrita o se pone más sensible, tendremos que dar un paso atrás.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento