Al final se logró una solución de urgencia satisfactoria para el modista y la organización de Cibeles. Ion tiró del armario y mostró sus mejores creaciones de años anteriores: “Touché”, “Lady Ofelia”, “Vértigo” y “Naked”. Conflictos aparte, es innegable que el creador vasco posee una creatividad y originalidad muy por encima de lo común. Ion no se ha inspirado en las pasarelas francesas. Sus trajes envoltorio, sus juegos con las sedas, la gasa y el charol; así como su extremada puesta en escena consiguieron impactar. Sería estupendo que Cristina Ventura le devolviera sus vestidos para que tengamos ocasión de contemplarlos al año que viene.