El nuevo Windsor
Proyecto de la nueva torre que sustituirá al Windsor. EL CORTE INGLÉS

La nueva torre que sustituirá al rascacielos Windsor, destruido en un incendio en 2005, tendrá 23 plantas sobre rasante, 103,7 metros, tres menos que el anterior, y estará listo a finales de 2011.

Las primeras siete plantas estarán listas el año que viene y se incorporarán al complejo de El Corte Inglés de Castellana

Los arquitectos responsables del proyecto de El Corte Inglés, Pablo Muñoz y Pedro Vilata, han presentado el proyecto, que permanecerá expuesto hasta el 31 de marzo en El Corte Inglés de Castellana.

El inmueble tendrá en total 27 plantas, cuatro menos que el Windsor original; cuatro plantas forman parte del sótano.

Los siete primeros pisos sobre rasante se incorporarán a la superficie comercial de El Corte Inglés de Castellana, al que sumarán 21.133 metros cuadrados, y, previsiblemente, abrirán sus puertas a finales del año que viene, mientras continúan las obras en las plantas superiores, que, según el plazo dado por el Ayuntamiento, deberán finalizar el primer semestre de 2011.

Una torre transparente y verde

Sobre el gran basamento donde se ubicará el centro comercial, se levantará una torre transparente en tonos verdosos destinada a oficinas, con 14.430 metros cuadrados, que estará coronada por un remate a modo de volumen cilíndrico retroiluminado que dará una altura máxima hasta la coronación de 103,7 metros.

Según han explicado los arquitectos, de las 23 plantas en altura habrá cuatro (la 7, 8, 20 y 21) "técnicas" que acogerán salas de máquinas, unidades de tratamiento de aire, maquinaria de los ascensores, ventiladores o baterías de frío y calor.

La forma de la torre responde, además, a criterios ambientales, de modo que se ha pensando en un cilindro de cristal para la parte de oficinas y en la orientación para colocar en la fachada un módulo curvo de platas fotovoltaicas y un sistema modular de control solar que garantice la producción de energía para todo el edificio.

Tras el incendio del Windsor

El nuevo rascacielos sustituye al antiguo edificio Windsor que quedó destruido tras un aparatoso incendio ocurrido en la madrugada del 12 al 13 de febrero de 2005.

A finales de 2006, El Corte Inglés adquirió por una cifra próxima a los 480 millones de euros la sociedad Asón Inmobiliaria de Arriendos, de la familia Reyzábal, propietaria del solar de la torre Windsor, además del 20 por ciento de la vecina torre Picasso.