Pierre Boinay.Consultaban páginas web pornográficas en su oficina. Son dos jueces suizos que se han visto obligados a dimitir después de que se supiera en el país helvético que dedicaban algunas horas de su trabajo visitando contenidos subidos de tono por Internet. La noticia ha supuesto un gran escándalo en Suiza.

Uno de ellos es Pierre Boinay, fiscal general de 57 años y con casi 30 trabajando en la Administración suiza. Boinay ha dejado su cargo porque, asegura en una carta, no quiere "perjudicar la imagen de la Justicia de su país". La dimisión se hará efectiva el 31 de agosto de este año, momento en el que Boinay "disfrutará de una jubilación anticipada", según dicen algunos medios suizos.

No quiero perjudicar la imagen de la Justicia de mi país

El otro juez que ha dimitido es Yves Maître, el pasado viernes, aunque no ha precisado las razones de su marcha. El escándalo salpica, además, a otros 30 funcionarios que serán expedientados.

La noticia se hizo pública después de que los informáticos del departamento comprobaran que la red local sufría una sobrecarga anormal, todo debido a la gran cantidad de datos pornográficos descargados y visionados en los ordenadores de los magistrados y funcionarios.