Iglesias advierte de que serán "cabezones" en la negociación con el PSOE para la ley de vivienda

  • El vicepresidente segundo admite que existen "profundas discrepancias" con los socialistas en esa materia.
Pablo Iglesias, durante su intervención en el Consejo Ciudadano.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.
DANI GAGO

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, aseguró este viernes que él y su equipo van a ser "cabezones" en la negociación con el PSOE para diseñar la ley de vivienda que, según pactaron ambos partidos a finales del año pasado, tiene que presentarse en febrero. "Lo que está en juego es en qué medida logramos que la vivienda deje de ser un activo especulativo y pase a ser un derecho social", aseguró.

Así lo planteó Iglesias en su intervención inicial en la reunión que la ejecutiva de Podemos mantuvo este viernes, un órgano que normalmente es privado pero que este viernes hizo público el discurso inicial de Iglesias para dar su apoyo a En Comú Podem de cara a las elecciones catalanas. El líder morado admitió que Unidas Podemos tiene "profundas discrepancias con el PSOE" en materia de vivienda, y anticipó que "llegar a un acuerdo no va a ser nada sencillo".

Ese, pues, parece que será el gran motivo de choque interno dentro del Gobierno en las próximas semanas, e Iglesias empezó a tomar posiciones insistiendo en una de las críticas que ya ha realizado en otras ocasiones: la de que los miembros del Gobierno reciben "todos los días" presiones de las "patronales inmobiliarias" con "el objetivo de que no pongan límites a sus beneficios". "Y esto a veces lo hacen directamente y otras a través de sus brazos mediáticos", dejó caer.

"Claro que se van a seguir fabricando todo tipo de escándalos basados en elementos que no tienen ninguna base y ningún recorrido real", pero "a nosotros no se nos compra ni se nos chantajea", prometió Iglesias, que aseguró que su objetivo es que la nueva ley "sirva de verdad para proteger el derecho constitucional a la vivienda en España".

En este sentido, Iglesias también apuntó otro de los asuntos que, previsiblemente, generarán disenso en los próximos meses en el seno del Gobierno: la exigencia de Unidas Podemos de que la prohibición de desahucios a familias vulnerables no termine con el estado de alarma, sino que quede establecido de forma permanente.

"Uno de los retos que tenemos por delante en los próximos meses es ser capaces de que algunas de estas medidas se consoliden más allá de la coyuntura de la pandemia", y "si alguien piensa que vamos a estar de acuerdo con que, a partir del 31 de mayo, se pueda volver a desahuciar a familias sin alternativa habitacional o a dejar sin suministros básicos a hogares vulnerables, se equivoca", aseguró.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento