La semana pasada, un camionero rumano fue sorprendido cuando bailaba en la cabina de su transporte mientras conducía por carreteras belgas, gracias a un vídeo colgado en el portal Youtube. 

Las imágenes han desatado la polémica en el país, tanto, que el secretario de Estado de Transportes de Bélgica, Etienne Schouppe, ha declarado a la radiotelevisión pública francófona RTBF que hará todo lo posible para que el conductor no vuelva a rodar por las carreteras del país. Por su parte, la empresa de transportes para la que trabajaba ha anunciado su despido.

El gobierno belga hará lo posible para que el conductor no vuelva a rodar por el país

Todo comenzó cuando el camionero circulaba por la autopista E-19, que une Bélgica con Holanda, muy cerca de la ciudad de Amberes, mientras escuchaba música en compañía de su hermano, encargado de grabar el polémico vídeo.

En un alarde de entusiasmo, el que se ha proclamado como Tarzán del volante comenzó a saltar sobre su asiento, simular que manejaba con los pies e incluso a pasarse casi del todo al asiento del copiloto. En las imágenes se le escucha chillar desaforadamente al ritmo de la música típica de los países del Este.

El conductor aseguró que "estaba aburrido, no fue nada especial". Pero el vídeo llegó a manos de la Policía, que inició una investigación.