La Covid dispara los fallecimientos: ¿Qué diferencias existen entre un seguro de decesos y uno de vida?

  • El seguro de decesos y el de vida no son lo mismo. Ambos entran en acción con la muerte, que ha crecido en España un 20% a raíz de la pandemia de coronavirus, pero de forma muy distinta.
Traslado de un ataúd de un fallecido por coronavirus en Santiago de Chile
Traslado de un ataúd de un fallecido por coronavirus
CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO / CRISTOBAL ESCOBAR/A

España ha registrado el mayor número de muertes en 2020 según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que contabilizó 499.764 muertes la última semana del año, un 20,4% más que en el mismo periodo de 2019.

¿Cómo podemos protegernos ante un fallecimiento? Existen dos seguros principales, el de decesos y el de vida. Son distintos, aunque complementarios. Ambas pólizas cubren el fallecimiento del tomador y protegen la economía familiar. Sin embargo, existen diferencias entre ambas coberturas.

Decesos: cubre el coste del servicio funerario

El objetivo principal del seguro de decesos es prestar todos los servicios relacionados con el fallecimiento de una persona, según explican desde la web Estamos Seguros. Es decir, lleva a cabo las gestiones ligadas a un sepelio, como el certificado médico de defunción, el traslado o repatriación del cadáver, el féretro, el tanatorio, el coche fúnebre y de acompañamiento, la asistencia psicológica para los familiares, etc. Es un seguro, por tanto, que está pensado para que, cuando se fallezca, los seres queridos no deban sumar quebraderos de cabeza al difícil trance que de por sí ya estarán pasando.

Seguro de vida: protege a tu familia económicamente

Un pequeño comercio de confección permanece cerrado mientras que una funeraria anexa permanece abierta.
Un pequeño comercio de confección permanece cerrado mientras que una funeraria anexa permanece abierta.
EFE

El seguro de vida riesgo, en cambio, no se ocupa del enterramiento en sí sino de paliar las consecuencias económicas que tiene el hecho de que ya no estés con los tuyos.

Es un seguro que permite dejar a los familiares protegidos económicamente si se fallece. En caso de que mueras, un seguro de vida entregará a las personas que decidas una cantidad de dinero fijada de antemano. Ese dinero puede servir para que tengan un colchón del que tirar en los próximos años o para atender deudas contraídas, como la hipoteca.

Además de la muerte, el seguro de vida puede cubrir otras circunstancias. En concreto, puede entrar en funcionamiento cuando el asegurado tiene un accidente o una enfermedad que deriva en incapacidad. Si el asegurado pasa a tener una incapacidad permanente o absoluta también puede recibir la indemnización pactada. El dinero del seguro ayuda así a la familia a asumir las dificultades sobrevenidas.

No obstante, también existe otro tipo de seguros de vida, en concreto los de vida-ahorro.

El objetivo de estos últimos seguros es que se pueda ahorrar para, llegado el momento, disponer de un dinero para la jubilación o para acometer nuevos proyectos.

Sin embargo, no se debe olvidar que tanto el seguro de decesos como el de vida-riesgo pueden tener un abanico de coberturas más amplio.

Por ejemplo, los dos seguros suelen incluir otras garantías exclusivas (opcionales en algunos casos) como puede ser la asistencia en viaje o la creación del testamento online en el caso del seguro de Decesos, o coberturas relacionadas con la invalidez absoluta o permanente del asegurado en el seguro de vida.

Cementerio
Cementerio
EUROPA PRESS

¿Cómo saber si un familiar tenía seguro de vida?

Si, lamentablemente, has sufrido recientemente la pérdida de una familiar o amigo, tal vez figures como beneficiario de cualquier póliza de seguro que tuviera cobertura de fallecimiento (por ejemplo, un seguro de vida).

Si es el caso, eres la persona a la que la aseguradora debe entregar la indemnización.

¿Y cómo puedes averiguarlo? Basta con solicitar la información al Registro de Contratos de Seguros de cobertura de fallecimiento, dependiente del Ministerio de Justicia.

Este registro permite recibir consultas por estas vías. Por ejemplo, de forma telemática en la web del Ministerio de Justicia. También se pueden realizar consultas de forma presencial. El procedimiento implica varios pasos:

En primer lugar, el interesado tiene que obtener el Modelo 790 (ya sea en la página web del Ministerio de Justicia o en alguna de sus Gerencias Territoriales), cumplimentarlo y pagar la tasa correspondiente.

Papeleo administrativo en una empresa aseguradora.
Papeleo administrativo en una empresa aseguradora.
GTRES

En segundo lugar, personarse en el Registro General de Actos de Última Voluntad o en alguna Gerencia Territorial del Ministerio de Justicia, con el certificado literal de defunción de la persona de la cual quiere obtenerse el certificado (solo puedes hacerlo transcurridos 15 días hábiles desde la fecha de defunción).

En el plazo máximo de 7 días el Registro expedirá un certificado señalando cuáles son los contratos vigentes y con qué entidades están suscritos. Estos certificados se recogen de la misma forma en la que se solicitaron (en persona o por correo).

Una vez se tenga el certificado, solo debes ir a la aseguradora y preguntar si eres el beneficiario. En caso de que así sea, podrás cobrar automáticamente la indemnización, que en España es de 34.500 euros de media.

Entierro de una víctima del coronavirus en Vicálvaro, Madrid.
Entierro de una víctima del coronavirus en Vicálvaro, Madrid.
EFE/J.J. Guillen

¿Cuánto cuesta un entierro en España?

El entierro de una persona cuesta de media unos 3.500 euros en España, según la Organización de Consumidores (OCU). No obstante, puede salir por el doble, ya que varía según la localidad y todo lo que se contrate. En Madrid, un servicio mínimo de entierro o incineración cuesta unos 1.900 euros, pero un sepelio completo cuesta hasta 7.000 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento