Se abre más la brecha entre el pescado que queremos y el que consumimos

Imagen de un puesto de pescado y marisco en una plaza.
Imagen de un puesto de pescado y marisco en una plaza.
EUROPA PRESS

Sabemos, queremos, pero fallamos. Sabemos que el pescado es sano (en general) y que debemos comer más; queremos, de hecho, consumirlo más; pero fallamos y al final compramos más carne y comida menos sana y "más fácil". El resultado es que se abre más la brecha entre el pescado que queremos y el que realmente consumimos.

Según un estudio de la consultora GfK para el sello Crianza de Nuestros Mares, la media de consumo de pescado fresco en los hogares españoles registra un nuevo hito en su tendencia descendente. En 2021 comemos pescado 1,7 veces a la semana, cuando en 2020 eran 2 veces a la semana.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición recomienda comer pescado 3/4 veces por semana

Y eso que, ya decimos, los españoles conocemos las ventajas nutricionales de consumir pescado. Siete de cada diez españoles, el 73,5%, afirma que le gustaría comer pescado fresco en casa más de dos veces a la semana, cosa que no hacen, en un 65,4% de los casos, por razones económicas. En las franjas más desfavorecidas de la población, este porcentaje se eleva hasta el 76,8%.

El perfil del mejor consumidor de pescado fresco en casa es el de un hogar del Norte de España, con hijos y de nivel socio económico alto/medio-alto y medio. Los que menos comen pescado son hogares de la zona noreste, de nivel socioeconómico bajo/medio-bajo, sin hijos y entre 50 a 65 años.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición recomienda consumir pescados y mariscos en cualquiera de sus formatos —frescos, congelados o conservas, marinos o fluviales— entre tres y cuatro raciones (veces) por semana. La dieta mediterránea propone comer pescado azul una o dos veces a la semana, por su contenido en omega 3.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento