Ruido
Los hogares soportan un nivel excesivo de ruido. ESTEBAN

La condescendencia del Ayuntamiento de Gandia para acabar con los ruidos que genera el casal de la falla Sant Nicolau-Mosquit podrían costarle hasta 13.000 euros de las arcas municipales, o lo que es lo mismo, del bolsillo de todos los gandienses.

Cada uno de los dos demandantes debe percibir 6.500 euros «en concepto de daños morales»

Así lo ha entendido la jueza del tribunal número 4 de Valencia, quien ha condenado al Consistorio de la localidad «por la falta de actividad municipal para impedir la transmisión de ruidos producidos por el casal», según reza la sentencia. La magistrada entiende que cada uno de los dos demandantes debe percibir 6.500 euros «en concepto de daños morales». Pese a todo, la sentencia no es definitiva y el Ayuntamiento ya la ha recurrido, según fuentes municipales.

Según ha explicado el abogado de los afectados, Raúl Burgos, «iniciamos el proceso judicial en 2005 ante la falta de respuesta del Ayuntamiento. En 2006 pedimos el cierre cautelar del casal, ya que no tenía licencia y en marzo de 2007 la jueza lo concedió. Sin embargo, el Consistorio dio licencia a la falla dos días después y volvió a abrir el casal, por lo que los vecinos siguieron padeciendo ruidos por la música, gritos y movimientos de mesas y sillas».

Además, ha explicado que han presentado otro recurso «contra la licencia para pedir el cierre del casal porque los ruidos superan con creces los 30 perimitidos».

Además de éste caso, la justicia ya ordenó el cierre de otro casal en Aldaia en noviembre de 2008, y el último caso fue el de la falla General Pando-Serrano Flores en Valencia , la semana pasada, todos tras denuncias vecinales por ruidos.

Denuncia contra el Ayuntamiento de Valencia

Ésta no será la última sentencia relacionada con el ruido de los casales. El propio Raúl Burgos ha informado que tiene en marcha «tres denuncias más contra los ayuntamientos de Aldaia, Meliana y Valencia», también por su falta de implicación a la hora de acabar con los ruidos de los casales. Para solucionar este problema, la Conselleria de Gobernación ha anunciado la creación de unas licencias que obligarán a las fallas a insonorizar sus locales. 

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA