El uso de un ajustador de mascarilla incrementa la protección ante el coronavirus, según un estudio

Una mujer con mascarilla montando en bicileta.
Una mujer con mascarilla montando en bicileta.
María José López

La mascarilla se ha convertido en un elemento imprescindible en nuestra rutina diaria al ser obligatorio su uso como medida de protección frente a la transmisión del coronavirus. En este sentido, investigadores de todo el mundo analizan la eficacia de los distintos tipos de mascarillas disponibles en el mercado, así como su capacidad de filtración u otras características relevantes. 

Un reciente estudio realizado por un equipo de expertos del departamento de Ingeniería Mecánica y Química de la Universidad de Wisconsin-Madison (EE.UU.) revela que un ajustador de mascarilla es capaz de proporcionar una protección mayor frente al SARS-CoV-2 y otros virus respiratorios que se transmiten por aerosoles.

Tasas de fuga superiores al 50%

En primer lugar, los investigadores han evaluado la eficacia de la ventilación, la eficiencia de filtración efectiva de la mascarilla y el efecto combinado de ambas medidas para la reducción de la probabilidad de infección por aerosoles en una clase. 

Así, a través de la ecuación de Wells-Riley, los investigadores han llevado a cabo un estudio sobre la probabilidad de contagio en una clase en base a tres supuestos: un instructor o profesor contagiado e infeccioso que expone a estudiantes susceptibles; un estudiante contagioso que expone a otros, y un estudiante contagioso que pone en riesgo al profesor.

En este sentido, las mediciones de la eficiencia de filtración efectiva de las mascarillas mostraron que la mayoría "se ajustan mal" y tienen una tasa de fuga superior al 50%, lo que se traduce en una eficiencia de filtración reducida. En cambio, "se pudieron lograr eficiencias de filtración efectivas utilizando simples ajustadores", detalla el estudio.

Los ajustadores de mascarillas están diseñados "para sellar una mascarilla en la cara del usuario para minimizar las fugas alrededor", lo que permite aprovechar todo el potencial de filtración. Los resultados de la investigación revelaron que "el uso de la mascarilla quirúrgica o la mascarilla de procedimiento con un ajustador permitió una eficacia de filtración cercana al 95%", concluye.

Uso de ajustadores.
Visualización que ilustra la fuga de aerosoles al utilizar una mascarilla quirúrgica (a) y una mascarilla con ajustador instalado (b).
Universidad de Wisconsin
Mostrar comentarios

Códigos Descuento