¿Deben recibir la segunda dosis de la vacuna contra la Covid los cargos que se han saltado la fila?

Una enfermera prepara una dosis de vacuna contra la Covid-19.
Una enfermera prepara una dosis de vacuna contra la Covid-19.
EFE

La polémica ha llegado a la vacunación en España, con la revelación en los últimos días de un rosario de cargos públicos que, sin tener en principio derecho a ello, han recibido la primera dosis de la vacuna de Pfizer contra la CovidEl protocolo acordado por Sanidad dicta que de momento solo pueden ser inoculados sanitarios en primera línea, usuarios de residencias y ahora, mayores de 80 años. 

Esas revelaciones han provocado la dimisión o el cese de muchos de ellos, incluso en instancias tan altas como la Jefatura del Estado Mayor de la Defensa. Pero la polémica no termina ahí, porque si esas personas ya tienen la primera dosis, ¿deben recibir la segunda? 

En el caso de la vacuna de Pfizer BioNTech, la primera dosis ya proporciona un nivel de inmunidad de entre un 33% y un 52%. Tras la segunda dosis, que se debe poner entre 21 y 28 días después, se alcanza más de un 90%. Así que si las personas que han accedido al primer pinchazo no reciben el segundo, se quedarán con un bajo nivel de anticuerpos. 

"Si seguimos los criterios científicos y la evidencia que hay hasta la fecha, esas personas deberían ponerse la segunda dosis", señala Adelaida Sarukhan, doctora en inmunología y redactora científica del Instituto de Salud Global (ISGlobal), un centro impulsado por la Fundación laCaixa.

Una sola dosis: poca protección

La primera razón que argumenta la experta es que una sola dosis no garantiza la inmunidad de la persona. Recuerda que en Reino Unido se abrió el debate sobre si, ya que una dosis garantiza una protección media, se debería poner solo un pinchazo, para así proteger a más personas. 

Una opción que Sarukhan descarta, porque lo óptimo es lograr una protección alta, que solo se logra con una segunda dosis. "Más vale vacunar bien a pocas personas que medio bien a muchas", señala.

¿Deben los altos cargos del Gobierno tener también prioridad en la vacunación contra la Covid?

Además, con solo una dosis el organismo se queda más expuesto a nuevas variantes, como la británica, la sudafricana y la brasileña, que se trasmiten más rápido. Ante esas nuevas cepas se necesita un mayor nivel de anticuerpos para protegerse.

Riesgo de mutación

La segunda razón es que no llegar a un "nivel óptimo de anticuerpos" entraña cierto riesgo. "Podría favorecer la aparición de nuevas variantes", advierte Sarukhan. 

Y es que el coronavirus está mutando constantemente. La mayoría de esas nuevas versiones no tienen mayor éxito ni eficacia, pero hay algunas de ellas que sí pueden entrañar mayor riesgo, porque se trasmitan más rápido (como la variante británica) o sean más mortales. 

Conforme va creciendo la inmunidad en la población, el SARS-CoV-2 tendrá una "presión selectiva" mayor para escapar a la inmunidad, y un organismo con baja protección le da la oportunidad de replicarse y dar paso a nuevas mutaciones.

"Se ha visto que el virus acumula mutaciones en individuos con una infección que dura dos o tres meses", explica Sarukhan. 

De ahí a que la experta defienda que las personas que han accedido indebidamente a la primera dosis reciban también la segunda. "Es algo que no debe ocurrir, pero es preferible que quienes ya recibieron la primera dosis reciban ahora la segunda", considera.

Que esperen su turno

Por su parte, Salvador Macip, médico investigador de la Universidad de Leicester  y profesor de la Universitat Oberta de Catalunya, considera que falta más investigación para determinar si efectivamente el hecho de que una persona no reciba la segunda dosis aumenta las posibilidades de mutación del virus. Y que, en todo caso, las personas que han recibido de forma indebida la vacuna son muy pocas y no representan un riesgo para la población.

En todo caso, Macip considera que estas personas deben recibir su segunda dosis, pero cuando les toque. Incluso si ello implica que pase más de dos semanas entre la primera y la segunda inoculación. De hecho, en Reino Unido existe ahora el debate sobre si se puede aumentar el tiempo entre las dos dosis a más semanas, lo que facilitaría el progreso de la campaña.

Hasta ahora, los ensayos que se han hecho han sido pasadas dos semanas, pero posiblemente pueda pasar más tiempo sin que la segunda dosis pierda efectividad. Es algo que se deberá demostrar con estudios clínicos.

"Aún no se sabe cuánto tiempo puede haber entre la primera y la segunda dosis", señala Macip. "Creo que lo que debería hacerse [con los vacunados indebidamente] es ponerles la segunda dosis cuando les toque y no necesariamente dos semanas después de la primera". Tras esa segunda inoculación, se les puede hacer una prueba de anticuerpos para comprobar su inmunidad y ver si incluso necesitan una tercera dosis.

Y es que aun no hay pruebas de que sea bueno o malo si una persona espera más tiempo para recibir la segunda dosis. Por lo que Macip apuesta a que quien recibió indebidamente espere a su turno para volver a vacunarse. "De lo contrario, estarías incentivando a que la gente se salte la fila", señaló el investigador. "Saltarse el orden de vacunación es éticamente dudoso. Hay que intentar que no se haga".   

Mostrar comentarios

Códigos Descuento