La economía gallega, ante el fantasma de otro confinamiento domiciliario: sindicatos ven margen y empresarios no

Sindicatos y empresarios discrepan sobre si la economía gallega soportaría un nuevo confinamiento domiciliario como el vivido en marzo y abril del año pasado, ante la posibilidad de que sea necesario volver a ese nivel de restricciones para frenar el avance de la tercera ola de la pandemia de coronavirus.

Mientras representantes de los trabajadores consultados por Europa Press ven "margen" para otro parón en caso de que sea preciso adoptarlo, e incluso abogan por que así se haga, la patronal cree que hay sectores que "difícilmente" lo resistirían.

Ambas partes coinciden, eso sí, en que "la salud es lo primero" y también abogan por mantener las ayudas para tratar de paliar el impacto de las medidas restrictivas en las cuentas de resultados de autónomos, microempresas, comercios y hostelería, entre otros negocios.

En cualquier caso, ámbitos como la industria advierten de que no contemplan el cese de la actividad y reivindican que los contagios en estos puestos de trabajo son "mínimos".

"LO MEJOR, MEDIDAS PARCIALES"

En nombre de la confederación de empresarios de Galicia (CEG), su recién elegido presidente, Juan Vieites, señala que "habrá sectores que lo podrán soportar y otros que no, como puede ser el sector hostelero, el pequeño comercio y los autónomos, que difícilmente podrían hacer frente a un nuevo confinamiento".

En su opinión, "lo mejor es seguir avanzando con medidas parciales, salvo que la situación se ponga muy difícil". "Es evidente que la sanidad es lo primero y principal, pero lo siguiente que debemos preservar son las empresas, pues son las generadoras de economía, bienestar y empleo", subraya Vieites, quien también está al frente de la patronal de la conserva de pescado, como secretario general, desde hace 30 años.

"UNA HECATOMBE"

También poniendo la salud como "prioridad", el presidente de la asociación gallega de la empresa familiar, Víctor Nogueira, advierte de que el balance total de 2020 en Galicia es el cierre de 230 empresas al mes y la pérdida de 48 empleos al día. "Y son datos que aún no contabilizan la hibernación de una parte del paro sujeta en los ERTE del coronavirus", avisa.

Por tanto, alerta de que "un segundo confinamiento sin contramedidas para la supervivencia de las empresas familiares sería una hecatombe para una economía ya muy tocada si no se establecen medidasexcepcionales, como ayudas directas a las pequeñas y medianasempresas, que suelen ser más vulnerables a las crisis económicas y, porsupuesto, una tramitación ágil de los fondos que Europa ha puesto enmarcha".

GALICIA, "ALGO MEJOR"

De la misma idea es Jaime López, de la confederación de empresarios de Lugo, quien avisa de que otro confinamiento significaría "otra caída importantísima en la actividad económica, puede que incluso mayor a la ya sufrida".

Con todo, apunta que "Galicia en general parece resistir algo mejor gracias, sin duda, a la importancia de sectores esenciales como el agroalimentario (las cárnicas, pesqueras, lácteas...) o el de distribución comercial".

El cierre de negocios "va a ser (está siendo ya) inevitable", lamenta. "Hostelería y restauración, ocio y cultura, y por supuesto, el pequeño comercio, ya tocado antes de esta crisis, difícilmente podrán afrontar otro confinamiento con éxito", reflexiona.

Por eso, cree que "es necesario el compromiso y la coordinación de todas las administraciones para compensar a estas empresas más afectadas".

LA INDUSTRIA, QUE SIGA

Desde la asociación de industrial del metal (Asime), Enrique Mallón avisa de que "para la industria sería muy difícil de soportar" un nuevo cierre de la actividad. "No estamos pensando que pueda existir un cierre de la industria, ni por economía ni a nivel sanitario", incide.

Por eso, cree que "es una actividad que debe mantenerse sin duda alguna", aunque reconoce que "si los datos de contagios no acompañan probablemente sí hay que ir a algún tipo de confinamiento para paralizarlo", de modo que también "habría que hacer un apoyo especial a comercio, hostelería y servicios".

"Dos o tres semanas de confinamiento la economía española lo puede resistir, con apoyo a los servicios", valora, antes de considerar que "lo prioritario" es que la vacunación "avance y antes de junio esté vacunada el 70% de la población".

"SALVAGUARDAR LA SALUD"

En esta misma línea de impulsar la campaña de vacunación se pronuncian tanto José Antonio Gómez como Ramón Sarmiento, secretarios generales de UGT y CC.OO. en la comunidad gallega.

Por parte de la CIG, sindicato mayoritario, su homólogo, Paulo Carril, apuesta claramente por "salvaguardar la salud de las personas" frente a quien apunta a "la salvaguarda de la economía".

En este sentido, señala que otros estados europeos se están confinando al poner por delante la salud de las personas en una situación "crítica". En cuanto a la economía, considera que "preocupa más la gestión que se está haciendo de la crisis" y de procesos como la descarbonización y la digitalización que el confinamiento domiciliario, en el supuesto de que vuelva a decidirse.

Los líderes gallegos de UGT y CC.OO. evitan "jugar a epidemiólogos" y abogan por que sean las autoridades sanitarias las que aconsejen las decisiones oportunas para frenar la expansión de la covid.

"Lo que no resistiría la economía gallega es que enfermáramos todos. Primero la salud, para que haya economía", asevera Gómez, antes de asumir que un nuevo confinamiento supondría "un problema" para la economía gallega.

En cualquier caso, entiende que "tiene que haber dinero" para compensaciones económicas en caso de que así se determine, en referencia a los fondos europeos para sufragar ayudas. "Hay suficiente margen", dice.

De igual manera, Sarmiento remarca que "las medidas que se adopten, deben ir acompañadas de medidas de apoyo con la intensidad acorde a la intensidad de las restricciones".

Desde su punto de vista, "la situación da cuenta de que la economía gallega es resiliente al contexto de limitaciones", pero "la clave es que la vacunación avance, esa es la preocupación a día de hoy, que se haga lo más rápido posible".

De este modo, llama la atención sobre que "la sociedad está asumiendo un gasto muy relevante para sostener el empleo y las empresas y sería absurdo, después de tanto esfuerzo, que en el que se espera que sea el tramo final no reforzar, no mantener" los apoyos.

MUNDO ACADÉMICO

Desde el mundo académico, voces como la de Santiago Lago, director del Foro Económico de Galicia, precisó hace días que las actuales medidas no son comparables con el confinamiento estricto de marzo y abril, cuando en las dos primeras semanas de cierre de sectores no esenciales llegó a haber una caída del 50% porque "se paró la economía".

Al respecto, confío en que no sea necesario un nuevo confinamiento domiciliario, al tiempo que defendió la actual línea de medidas para un "mejor equilibrio" entre el control de la pandemia y la actividad económica.

De hecho, avisó de que será "imposible" conseguir la recuperación en 2021 si la actividad económica "se hunde" en el primer semestre, ya que estima que si en marzo-abril vuelve a haber un confinamiento como el de 2020 se produciría de nuevo una caída anual del PIB.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento