El meteorito que extinguió a los dinosaurios pudo llevar fósiles hasta la Luna

Imagen de archivo de la garra de un dinosaurio sobre una fotografía de los cráteres en la superficie lunar.
Imagen de archivo de la garra de un dinosaurio sobre una fotografía de los cráteres en la superficie lunar.
STEPHEN POROPAT / MUSEUMS VICTORIA / US NATIONAL ARCHIVES

Un extracto del libro El fin del mundo: Apocalipsis volcánicos, océanos letales y nuestra búsqueda para entender las pasadas extinciones masivas de la Tierra, publicado en 2017 y escrito por el periodista científico Peter Brannen, en el que asegura que podrían encontrarse fósiles de dinosaurios en la Luna debido al brutal meteorito que acabó con sus vidas hace 66 millones de años se ha hecho viral estos días, según recoge Daily Mail.

El fragmento, compartido en Twitter por el bloguero Matt Austin, cuenta con los comentarios del geofísico Mario Rebolledo, que explica que "la presión de la atmósfera bajo el asteroide comenzó a excavar el cráter [en la Tierra] antes incluso de que el asteroide llegara a tocar suelo", y que para "cuando el meteorito tocó la zona cero, estaba totalmente intacto. Era tan masivo que la atmósfera ni siquiera le hizo un rasguño".

En este sentido, Brannen asegura que las cifras exactas de su dimensión "no dan una idea de la escala de la calamidad que cayó del cielo aquel día", y describe el suceso de la siguiente manera: "Una roca del tamaño del Monte Everest chocó contra el planeta Tierra a una velocidad 20 veces superior a la de una bala. Es una velocidad tan alta que recorrió la distancia que hay entre la altitud de crucero de un 747 y el suelo en apenas 0,3 segundos. El asteroide en sí era tan enorme que, en el preciso instante del impacto contra el suelo, la cara opuesta de la roca aún estaba a más altura que el 747".

El asteroide colisionó contra el "ángulo más mortífero posible" al entrar a toda velocidad en nuestro planeta, lo que hoy en día es la península de Yucatán, en México, según han señalado expertos de todo el mundo a lo largo de las investigaciones sobre este acontecimiento.

"Cuando el asteroide colisionó con la Tierra abrió un agujero en la atmósfera. Donde antes había aire quedó un vacío. Cuando la atmósfera cerró ese agujero, enormes volúmenes de la corteza terrestre fueron puestos en órbita. Todo en apenas uno o dos segundos tras el impacto", continúa Brannen en el libro, preguntando a Rebolledo si es probable que "haya pequeños pedazos de dinosaurio esparcidos por la Luna". "Sí, probablemente", le responde él.

No hay por el momento pruebas fehacientes de que fósiles de dinosaurios se encuentren en nuestro satélite, aunque si se han llevado a cabo reconstrucciones de lo que ocurrió: al impactar con la Tierra, generó un cráter de más de 190 kilómetros de ancho, vaporizó la roca y mandó miles de millones de toneladas de azufre y dióxido de carbono al cielo.

Además, todos y cada uno de los seres vivos que se encontraban en un radio de cientos de kilómetros de distancia del lugar en el que colisionó el asteroide, habrían muerto quemados en tan solo unos minutos, y la nube de polvo que se generó podría haber bloqueado el sol, provocando un 'invierno nuclear' que hizo caer las temperaturas.

No es lo único que trajo consigo el meteorito, pues también generó lluvia ácida y provocó la extinción del 75% de las especies que existían entonces.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento