Opel amenaza a Alemania con cerrar las tres plantas de producción que tiene en el país

El plan de saneamiento de Opel contempla despidos y recortes salariales. (ARCHIVO).
El plan de saneamiento de Opel contempla despidos y recortes salariales. (ARCHIVO).
ARCHIVO

La empresa automovilística Opel "ha amenazado" al Gobierno alemán con el cierre de tres de sus plantas y la reducción del 20 por ciento de su plantilla europea, revela el semanario Der Spiegel en su edición del lunes próximo.

La revista destaca que un plan de reestructuración de 60 páginas presentado por Opel ante las autoridades germanas contempla el cierre de las fábricas alemanas en Eisenach y Bochum, en los estados federados de Turingia y Renania del Norte-Westfalia, respectivamente, así como la belga de Amberes.

Asimismo establece una reducción de plantilla del 20 por ciento entre los 55.000 trabajadores que Opel tiene en sus distintas plantas europeas con el fin de ahorrar 1.200 millones de dólares en personal. Añade que el escenario alternativo, el único que ha hecho público Opel hasta ahora, contempla eliminar 3.500 puestos de trabajo, pero con drásticos recortes salariales para el resto de la plantilla del fabricante filial del grupo estadounidense General Motors.

El semanario señala que, mientras tanto, el Gobierno alemán continúa negándose a ofrecer inyecciones de capital para Opel y a lo sumo estaría dispuesto a conceder avales y, en el mejor de los casos, créditos, aunque no rechaza que los estados federados afectados asuman capital del fabricante alemán y europeo.

Mientras tanto, la canciller alemana, Angela Merkel, reiteró la disposición del Gobierno alemán a ayudar a Opel a resolver la crisis que amenaza con su cierre, aunque subrayó que una intervención estatal depende de que los beneficios sean mayores que los daños. "Ayudaremos, pero solo si los beneficios son mayores para toda la gente que los daños.

Sin embargo no hemos llegado todavía a ese punto", afirma Merkel en su tradicional vídeo-mensaje de los sábados que emite por internet la Cancilleria federal. La jefa del Gobierno germano subraya que su gabinete no ve aun una base suficiente para que se produzcan ayudas estatales a Opel, empresa arrastrada a la crisis por la grave situación de su casa matriz, la estadounidense General Motors.

Tras destacar la disposición de su gobierno a ayudar en la búsqueda de soluciones, critica el plan de saneamiento presentado por la dirección de Opel y General Motors en Europa. "El concepto debe ser mejorado y aclarado", señala Merkel, quien comenta que las autoridades son conscientes de que los trabajadores de Opel y sus familiares se merecen que "hagamos todo lo posible por encontrar una solución".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento