La Consejería de Sanidad de Cantabria ha confirmado que la paciente que falleció en enero en el Hospital Marqués de Valdecilla, en Santander, con síntomas de padecer la variante humana de la enfermedad de las vacas locas, sufría la encefalopatía espongiforme de Creutzfeldt-Jakob.

Éste es el quinto caso que se detecta en el país. Antes se ha presentado uno en Madrid y tres en León
Éste es el
quinto caso que se detecta en España de esta enfermedad, que se diagnosticó por primera vez en el país en 2005. Los anteriores casos corresponden a Madrid (uno) y León (tres).

El caso ahora confirmado en Santander se venía siguiendo por parte de las autoridades sanitarias desde noviembre de 2007, cuando una paciente presentó síntomas probables de esa enfermedad.

Los estudios realizados en dos laboratorios independientes tras el fallecimiento de la paciente han permitido determinar la presencia de lesiones histológicas características de encefalopatía espongiforme y la presencia de la proteína priónica "2B".

"Casos aislados"

La Consejería de Sanidad subraya que la aparición de "casos aislados" de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob "entra dentro de las previsiones que desde hace más de ocho años se han estimado a nivel de España y de toda Europa".

Recuerda, asimismo, que en 2001 se pusieron en marcha en toda España "las medidas de control veterinario sistemático implantadas en relación con la encefalopatía espongiforme bovina para impedir el consumo humano de carne procedente de animales que no hubieran confirmado la negatividad de las pruebas de la enfermedad".