Poner la segunda dosis para que no pierdan inmunidad o esperar para vacunar a otras personas: qué hacer con los que se saltan el orden de vacunación

El consejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas, da una rueda de prensa este miércoles.
El exconsejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas.
EFE

Tres de cada tres expertos en Epidemiología y Salud Pública están indignados ante los casos de responsables políticos y allegados que se han saltado el orden de vacunación y se ha inoculado ya la primera dosis, a pesar de que todavía no era su turno. Ante esta circunstancia, dos de cada tres expertos considera que se debería hacer esperar a estas personas para completar el proceso de inmunización contra la Covid con la segunda dosis, incluso más allá de los 21 días recomendados, si queda población a la que le toca el turno y no ha recibido su dosis. El tercer experto cree lo contrario, que aunque deberían ser "penalizados" de otra forma, deben también recibir la segunda dosis a las tres semanas para no perder inmunidad.

En la última semana, dos alcaldes han sido apartados por el PSOE por haberse vacunado cuando no les correspondía, han dimitido dos directores de sendos hospitales de Bilbao, que tampoco estaban llamados a ser inoculados de momento, y la vacunación a destiempo se ha cobrado ya una pieza política importante, el ya exconsejero de Sanidad de Murcia, Manuel Villegas,que dimitió este miércoles después de saberse que, además de él mismo y su esposa, otras 400 personas de su departamento recibieron la primera dosis sin pertenecer a los grupos prioritarios. Este mismo jueves, también el consejero de Sanidad de Ceuta, Javier Guerrero, ha admitido la misma falta, alegando que sus técnicos se negaron a vacunarse si él no lo hacía también. Sigue en su puesto, de momento.

Como a la población en general, estas noticias han provocado mucho malestar entre epidemiólogos que de una forma y otra lidian con la pandemia y que, a preguntas de 20 Minutos, se han pronunciado sobre si las personas que se saltan el turno para inocularse la primera dosis deben recibir o no la segunda. Todo, además, en un contexto, en el que las dosis de vacuna siguen llegando a cuentagotas.

¿Deben los altos cargos del Gobierno tener también prioridad en la vacunación contra la Covid?

El Ministerio de Sanidad, por su parte, se ha limitado a recordar que no existe otro orden de vacunación distinto al que establece la estrategia nacional que acordaron Gobierno y comunidades y deja en manos de cada autonomía la decisión de si poner o no la segunda dosis a las personas que se lo han saltado. No obstante, el director del CCAES, Fernando Simón, ha apuntado a la conveniencia de ponerles la segunda dosis, pero apuran al máximo el plazo para que no pierdan la inmunidad, es decir, que no sea a los 21 días sino a los 42.

"Tendrán que asumir la responsabilidad que tengan que asumir, pero desde el punto de vista epidemiológico seria un error cometer dos fallos seguidos: vacunar antes de tiempo y no poner la segunda vacuna", ha dicho.

Mucho más duro se ha mostrado el presidente valenciano. Ximo Puig, al afirmar que "ninguna persona que haya recibido la vacuna de una forma improcedente debe recibir la segunda dosis". "Lo digo con total contundencia", ha subrayado el presidente de una comunidad con dos alcaldes -del PSOE- que se han saltado el turno, como han hecho alrededor de otras 150 personas. 

En la misma línea, el presidente de Galicia, Alberto Núñez-Feijóo, también ha hablado de dimisión en estos casos y ha afirmado que los políticos tienen que ponerse los últimos en la fila, no los primeros. "Si se siguen manteniendo los problemas de abastecimiento, cuando me toque por edad, me gustaría ser el último. Debemos dar un mensaje a los ciudadanos: los políticos no deben ser los primeros, deben ser los últimos de acuerdo con el protocolo que se establezca por edad".

Solo si hay para los demás

Rafael Ortí, presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene, considera que en lugar de administrarles la segunda dosis a estas personas, se debería seguir por personas que forman parte de los grupos prioritarios. Que quienes se hayan adelantado superen el plazo de 21 días, o de los 42 que se establece como máximo o incluso más.

"En estos momentos en que no tenemos stock de vacunas y gente [sanitarios] de primera línea que está pendiente [de vacunar], sabiendo que se puede poner hasta el día 42, yo no vacunaría de la segunda [dosis]" a estas personas, dice sin ocultar su indignación por los casos que se están conociendo.

Es decir, en lugar de inocularles la segunda dosis, las utilizaría para el primer pinchazo de todo el personal sanitario, incluso sobrepasando un límite temporal que, asegura, se supera con otras vacunas y no pasa nada. "Si hay alguno de primera línea, se la pongo a él", afirma.

El presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amós García, apuesta también por priorizar a personas a las que sí les corresponde la vacunación, aunque llegue el día de poner la segunda dosis a los infractores. Si se trata de elegir entre a quién administrar la segunda dosis y no hay para todos, lo tiene aún más claro, para quien no se ha colado.

Defiende "no ponerla si hay problemas de disponibilidad de vacunas para quienes ha recibido las primeras", de manera que s asegure que "se protege siempre a los más vulnerables y quienes tienen más riesgo", según ha determinado los expertos.

A quienes se han anticipado a su turno, les pondría la segunda dosis pero después de ponérsela a otras personas a los que también les toque ese segundo pinchazo. Sobre el "castigo" que considera que merecen estas personas, este experto apunta a que "deberían tener la sensatez de dimitir".

No perder inmunidad

El epidemiólogo de la Agencia de Salud Pública de Cataluña Joan Caylà cree que quienes se saltan el turno" deberían ser penalizados de forma rápida con un cese, una dimisión o una multa" que fuera difundido entre la opinión pública. Sin embargo, en términos prácticos difiere de los dos anteriores porque él sí inocularía la segunda dosis a los 21 días recomendados, de manera que una semana después los infractores serían inmunes a la Covid.

"Hay que administrarla para no perder inmunización, esto es importante para proteger a la comunidad", indica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento