Chupa chups de queso manchego y jamón, en Barcelona Degusta.
Chupa chups de queso manchego y jamón, en Barcelona Degusta. EFE
Un bombón elaborado con miel de romero y vino negro de la Mancha, infusiones ecológicas a base de azafrán de una cooperativa griega y los famosos caracoles de Lleida, además de fruta fresca de temporada, son algunas de las ofertas gastronómicas que se muestran desde el viernes en el Salón Barcelona Degusta.

Otras curiosidades del salón son el aceite de oliva en aerosol con sabores de ajo, trufa y limón
Esta feria, que finaliza el próximo lunes, tiene la particularidad de que los visitantes pueden comprar directamente a los elaboradores los productos expuestos, algunos de ellos recién cogidos del árbol, como naranjas de Alcanar (Tarragona) y el propio payés garantiza la entrega en casa en 24 horas.

Poco después de abrirse las puertas de Barcelona Degusta ya se podían ver colas en la plaza Espanya, donde está ubicada la Feria de Barcelona, de personas deseosas de acceder al salón, uno de los pocos con dimensiones 'humanas' que permiten abarcar la totalidad de los expositores sin morir de cansancio en el intento.

Otras curiosidades del salón son el aceite de oliva en aerosol con sabores de ajo, trufa y limón, entre otros, y condimentos alimentarios como sal rosa del Himalaya. Los productos naturales, biológicos e integrales, algunos sin gluten para celíacos, también tienen su espacio, como unos trozos de pollo de seitán con un gusto muy similar a los preparados con carne; croquetas, albóndigas y hamburguesas con y sin gluten y salchichas y fráncforts de tofu y seitán.