Los Mossos d´Esquadra detuvieron el lunes al propietario de una inmobiliaria de Terrassa (Barcelona) por quedarse con el dinero que tres clientes le habían pagado por los contratos de arras de dos pisos de Carboneras (Almería) que nunca les entregó porque no eran suyos.

Cuando los compradores quisieron ponerse en contacto con el vendedor, no pudieron dar con él

Según la policía catalana, ambas estafas se produjeron en 2006, cuando el empresario cobró a una mujer 15.000 euros, y la misma cantidad a dos hombres, en concepto de reserva y contrato de arras por dos pisos en Carboneras, aunque la promotora andaluza no le había cedido dichas propiedades.

El contrato establecía que el inmueble debía ser entregado en 2008, aunque cuando los compradores quisieron ponerse en contacto con el vendedor, no pudieron dar con él, y entonces denunciaron los hechos, en julio de 2008 y en marzo de 2009.

Una pareja se desplazó a Carboneras para ver qué había pasado con su piso y descubrió que ya estaba vendido
El subinspector jefe de la Unidad de Investigación de los Mossos de Terrassa, Rafael Melero, ha explicado que la pareja afectada se desplazó a Carboneras para ver qué había pasado con su piso y vio cómo estaba habitado por otras personas, que lo habían adquirido legalmente.

El detenido, José M.H.M., español de 39 años y vecino de Terrassa, tiene siete procedimientos abiertos en los Juzgados de la localidad, seis por estafa (posiblemente inmobiliaria) y uno por apropiación indebida, y la policía no descarta que puedan haber más casos.