Emshi acaba con el canon millonario que los municipios pagaban a Manises y Picassent por las potabilizadoras

La Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (EMSHI) ha acabado con el "canon millonario" que los municipios que forman parte de ella pagaban a Manises (Valencia) y a Picassent (Valencia) por albergar potabilizadoras de agua, según ha informado el organismo en un comunicado.
La presidenta de la EMSHI y concejala del Ciclo Integral del Agua en València, Elisa Valía, en la planta La Presa, en Manises (Valencia).
La presidenta de la EMSHI y concejala del Ciclo Integral del Agua en València, Elisa Valía, en la planta La Presa, en Manises (Valencia).
EMSHI

Así, ha destacado que las 56 localidades que componen este ente metropolitano "ahorrarán a partir de ahora 950.000 euros anuales en conjunto" y ha precisado que "solo la ciudad de València entregaba 478.000 euros cada año".

La presidenta de la EMSHI y concejala del Ciclo Integral del Agua en la capital valenciana, Elisa Valía, ha impulsado la modificación en la Ley de Acompañamiento de los presupuestos de la Generalitat para 2021 que pone fin a dicho canon, ha detallado la entidad. Se trata de un concepto que los 56 municipios que integran el ente pagaban desde el año 2006 a Manises y Picassent por albergar las plantas potabilizadoras de agua.

La EMSHI ha resaltado que a partir de este ejercicio "Manises y Picassent dejarán de percibir 475.000 euros respectivamente, tal y como está establecido por ley". En este punto, ha insistido en que los 56 municipios "ahorrarán en conjunto 950.000 euros, la suma total de lo que abonaban en función de su población desde que Enrique Crespo lo impulsara para los dos consistorios cuando era alcalde de Manises (PP) y presidente de la EMSHI".

Hasta ahora la ciudad de València entregaba 478.000 euros al año por esa partida, mientras que Torrent aportaba 49.500 euros; Paterna, 42.200 euros; Mislata, 26.300 euros; Alaquàs, 18.000 euros; Burjassot, 23.000 euros; Albal, 10.000 euros y Catarroja, 17.000 euros.

"Acabamos por fin con un cobro escandaloso que estableció un político corrupto, Enrique Crespo, que actualmente cumple condena en la cárcel, para beneficiar las cuentas de Manises cuando él estaba al frente de ese ayuntamiento y de la EMSHI al mismo tiempo", ha declarado Elisa Valía.

Valía, miembro del grupo socialista en el Ayuntamiento de València, ha celebrado que "se ponga punto y final a una situación absolutamente insolidaria con los municipios del ente metropolitano" y ha asegurado que "la tarea de quien ostenta la presidencia" de la EMSHI "es velar por el interés general de la entidad y no por el beneficio propio, como ocurrió con Crespo, condenado posteriormente por corrupción".

Este organismo ha comentado que "la batalla por el canon millonario se remonta al año 2006, cuando Crespo lo impulsó con el pretexto de compensar a Manises y Picassent por unas supuestas externalidades negativas de las plantas potabilizadoras que, a día de hoy, no se han podido demostrar".

Así, ha apuntado que "la Asociación Española de Abastecimiento de Aguas y Saneamiento (Aeas) aseguró en su momento, al respecto por escrito, que 'no se ha conocido ningún caso en el que se esté aplicando algún tipo de mecanismo compensatorio por la ubicación de plantas o instalaciones de tratamiento de aguas potables en un determinado municipio'".

Igualmente, la EMSHI ha indicado que un informe realizado por el académico Francesc Hernández, catedrático de Economía Aplicada y director del grupo de investigación de Economía del Agua de la Universitat de València (UV), concluye que "no existe constatación de que los procesos de potabilización hayan provocado efectos o externalidades negativas sobre el entorno social o ambiental que pudiesen dar lugar a mecanismos de internalización o compensación por posibles daños derivados de la actividad".

La entidad ha agregado que el pago anual "funcionó hasta 2011, cuando la asamblea del ente metropolitano, presidida entonces por Arturo Ros -compañero de Crespo en el Partido Popular- instó a su eliminación bajo el argumento de que se había instaurado por 'un criterio de oportunidad'".

Asimismo, ha explicado que "los ayuntamientos de Manises y Picassent empezaron entonces una batalla legal para recuperar el subsidio" y que "los tribunales tumbaron el procedimiento por el cual se suspendió el abono" tras lo cual "la EMSHI acató la sentencia". No obstante, ha agregado que el ente continuó "buscando el mecanismo para acabar con la partida millonaria".

"DECISIÓN EGOÍSTA E INJUSTA"

"La EMSHI siempre cumplirá las sentencias judiciales y abonará el pago que establezcan los tribunales. Pero es muy importante recalcar que durante el largo proceso judicial no se ha llegado al fondo del asunto. De hecho, llama poderosamente la atención que en una de las sentencias del proceso se llega a confundir literalmente una depuradora con una potabilizadora. La primera puede que tenga externalidades; la segunda, rotundamente no", ha destacado Elisa Valía.

La edil ha considerado que "mantener ese pago es dar continuidad a las corruptelas del PP y avalar una decisión egoísta e injusta para las cuentas municipales de los ayuntamientos". "Como presidenta, no solo tengo el deseo, sino también la obligación de buscar el bien común de las localidades que forman la EMSHI, cuyas arcas no van a verse mermadas a partir de este ejercicio por este canon que ya es historia", ha aseverado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento