El campo asturiano pierde cada año una media de 800 trabajadores. La falta de relevo generacional y el abandono de las tierras han provocado que, en menos de una década, Asturias haya perdido el 33,4% de sus agricultores. De los 21.768 que había afiliados a la Seguridad Social al finalizar 1999, se pasó a 14.480 en 2007.
Al mismo tiempo, la superficie cultivada también ha ido reduciéndose. Ahora mismo hay unas 39.800 hectáreas de terreno ocupadas por los cultivos, un 13,4% menos que ocho años antes, cuando había casi 46.000 hectáreas. Y con las ganaderías pasa lo mismo. Entre 1999 y 2007, se perdieron en Asturias 10.400 explotaciones ganaderas (pasó de haber 38.700 a 28.285), sobre todo dedicadas a la cría de vacas.
Los sindicatos aseguran que el problema está tanto en la falta de subvenciones como en la escasa rentabilidad de esta actividad. «En estos momentos estamos aguantando el tipo, pero con mucha preocupación y dificultades», explica el secretario general de UCA (Unión de Campesinos de Asturias), José Calvo.
«Yo este año voy a cobrar menos subvenciones que otros años, mientras que los costes de producción se disparan», lamenta, al mismo tiempo que recuerda lo mal pagado que están los productos en su origen. Un ejemplo: Calvo acaba de vender un lote de ternera, y lo ha hecho «al mismo precio que hace 14 años».

CONSULTA AQUI MAS NOTICIAS DE OVIEDO Y GIJON