Amy Winehouse
Amy Winehouse intentando golpear a un fotógrafo. (ARCHIVO) ARCHIVO

Amy Winehouse compareció el jueves en una comisaría londinense tras ser acusada de haber agredido a una fan durante un baile de beneficencia en Londres el pasado mes de septiembre.

La cantante, de 25 años, que acaba de regresar de dos meses de descanso en el Caribe para recuperarse de sus adicciones y mejorar su salud, se presentó "voluntariamente" a su cita con los agentes, que la interrogaron sobre el incidente, según confirmó su portavoz.

Medio año después, Amy todavía paga caros los errores cometidos

Winehouse fue acusada formalmente de agresión contra Sherene Flash, de 30 años, que le había pedido fotografiarla, informa el vespertino Evening Standard. Luego fue puesta en libertad bajo fianza, y deberá comparecer de nuevo ante un tribunal de Westminster.

La cantante accedió, al parecer, a dejarse fotografiar, pero cuando iba a disparar la cámara, la golpeó en la cara y un brazo. Según el periódico, durante el mismo baile, Winehouse escupió supuestamente a la hermana de la novia del príncipe Guillermo y dio un cabezazo al fotógrafo oficial.

Según la prensa, Winehouse se encuentra además en proceso de divorcio de su esposo, Blake Fielder -actualmente encarcelado por romper las condiciones de su libertad condicional- después de que éste iniciara los trámites por sospechar que la artista le había engañado durante su estancia en la isla caribeña.