Illa desoye la petición mayoritaria de las comunidades y rechaza adelantar a las 20.00 horas el toque de queda

  • El Ministerio de Sanidad insiste en que las herramientas actuales para luchar contra la pandemia son suficientes.
Los ministros Carolina Darias y Salvador Illa, este miércoles, en Sevilla, donde se ha celebrado el Consejo Interterritorial.
Los ministros Carolina Darias y Salvador Illa, en Sevilla.
Junta de Andalucía / EFE
Los ministros Carolina Darias y Salvador Illa, en Sevilla.
EFE / ATLAS

No se adelantará el toque de queda a las 20.00 horas ni antes y tampoco se permitirán confinamientos domiciliarios por comunidades autónomas, como habían solicitado algunos territorios con incidencias preocupantes de Covid-19.

El Ministerio de Sanidad desoyó la petición de endurecimiento de las restricciones con la que llegaron este miércoles al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud la mayoría de sus interlocutores. Hasta 15 de las 17 comunidades se mostraron a favor, pero Salvador Illa les dio un ‘no’ por respuesta alegando que las medidas actuales son suficientes y que la propuesta tendría "pros y contras" porque podría concentrar la movilidad en unas franjas horarias.

A las que no sacó ningún pero fue a las medidas actuales: Illa se mostró convencido de que con las herramientas de la estrategia nacional contra la Covid-19 y las plasmadas en el estado de alarma se puede revertir esta tercera curva como se doblegaron las anteriores. El ministro, que llegó a referirse a la regulación vigente como "arsenal de medidas", reiteró la tesis en la que había venido insistiendo en los últimos días: "No se trata de aplicar muchas medidas de golpe, sino de aplicar bien las que hay y esperar sus resultados", señaló el ministro.

Sanidad obvió así las peticiones de gobiernos como el de Castilla y León, que lleva días defendiendo que el toque de queda empiece a las 20.00 horas –de hecho, esta limitación está en vigor y será el Supremo el que decida sobre ella tras el recurso del Ejecutivo central–, o los de Galicia y Asturias, que fueron más allá y se mostraron partidarios de limitaciones desde las 18.00 h.

El rechazo al adelanto del toque de queda lo conjugó Illa con un halo de esperanza no demasiado concreto: a la vez que cerraba la puerta al clamor de peticiones insistió en la "cogobernanza" y en la posibilidad de "estudiar" la puesta en marcha de las medidas. Eso sí, no puso plazos temporales a esa fase de estudio y aludió a un "proceso continuo" jalonado de reuniones bilaterales con las comunidades y del encuentro interterritorial que se celebra cada semana para tomar decisiones.

Ante la que parece que no hay ninguna posibilidad de cambio es a la solicitud del anfitrión de Illa y la responsable de Política Territorial, Carolina Darias, que asistieron a la Interterritorial desde Sevilla. El presidente Juanma Moreno había pedido cambios para que los presidentes autonómicos, que son autoridades delegadas en el vigente estado de alarma, pudieran dictar confinamientos domiliciarios, pero esta posibilidad ni se contempla en el Gobierno central.

Al ministro le preguntaron si la negativa a endurecer las medidas tenía alguna relación con el hecho de que cualquier cambio implicaría un nuevo decreto de estado de alarma y, por tanto, un nuevo debate en un Congreso en el que el Gobierno central no tiene una mayoría sólida. Illa negó de plano cualquier vinculación, como también rechazó que su postura tuviera algo que ver su candidatura a la presidencia de la Generalitat y la negativa de la justicia a posponer las próximas elecciones, fijadas para febrero. "Estoy al 101% dedicado a mis tareas como ministro de Sanidad", zanjó. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento