Dudas sobre la vacuna de Pfizer: la primera dosis protege un 33% y no lo que habían anunciado

Una enfermera administra la vacuna Pfizer-BioNtech contra el COVID-19 a un profesional sanitario en el Hospital Son Espases de Palma.
Una enfermera administra la vacuna Pfizer-BioNtech contra el COVID-19 a un profesional sanitario en el Hospital Son Espases de Palma.
Isaac Buj

Reino Unidoestudiará "con mucho cuidado" el grado de protección de la vacuna desarrollada por Pfizer/BioNTech -uno de los preparados empleados en su programa de inmunización- tras surgir nuevos interrogantes desde Israel -uno de los países más avanzados en su estrategia de vacunación- sobre su efectividad tras la primera dosis. 

Así lo admitió este miércoles el asesor científico del Gobierno británico, Patrick Vallance, en declaraciones al canal de televisión Sky News, donde se refirió a los hallazgos llegados de un análisis realizado por expertos de ese país, donde la vacuna se empezó a distribuir antes que en el Reino Unido. 

Conforme a esos datos, la protección que aporta la formulación de Pfizer tras administrarse una primera dosis (de un total de dos) es significativamente más baja -un 33%- que lo estimado inicialmente durante los ensayos clínicos de la farmacéutica-que apuntaban a un 52% tras la primera dosis y más de un 90% tras la segunda-. 

Vallance reconoció que "en la práctica del mundo real las cosas raramente son tan buenas como durante los ensayos", pero razonó que si bien "probablemente (la efectividad) no será tan alta en la práctica, no creo que sea tan baja como sugieren esas cifras (aportadas por expertos de Israel)". Vallance ha recordado que los estudios de Pfizer han demostrado que entre el día 10 y el 21 tras la vacunación (que consta de dos dosis), la protección frente al virus es "mucho más que el 89%", recoge el diario británico The Telegraph.

Precisamente, ese alto porcentaje de efectividad en el corto plazo fue decisivo para justificar la decisión adoptada por el Reino Unido de retrasar la inoculación de la segunda dosis hasta 12 semanas, en lugar de esperar solo tres, el intervalo dejado durante las pruebas. Apoyándose en esa supuesta alta efectividad tras la primera dosis, el Ejecutivo de Boris Johnson consideró más importante dar prioridad a inmunizar al mayor número de personas posible con la inyección inicial y esperar más tiempo para completar la vacuna. 

"Tenemos que estudiar esto con mucho cuidado, debemos seguir midiendo los números", afirmó este miércoles Vallance frente a estos nuevos interrogantes. El experto indicó asimismo que lo que este país está tratando de lograr actualmente es "proteger a los más vulnerables". 

El periódico inglés The Guardian apunta sobre este tema que las alertas se han despertado después de que miles de israelíes sigan cayendo enfermos aún después de vacunarse. En este sentido, la responsable de Salud Pública en este país, Sharon Alroy-Preis, ha recordado que en la mayoría de los casos los vacunados todavía no habían desarrollado anticuerpos suficientes antes de volver a exponerse al virus. Las autoridades israelíes han advertido también que entre el 30% y el 40% de los nuevos contagios detectados estaban siendo provocados por una variante inglesas de la covid-19, añade The Guardian.

Durante su entrevista con Sky News, Wallance ha advertido también de que sigue sin ser seguro ir a visitar a familiares en residencias aunque estos hayan sido vacunados. El asesor científico del Gobierno británico ha recalcado que su prioridad ahora es reducir el número de contagios y muertes y que a corto plazo, a pesar de la vacunación, no contempla una relajación de las restricciones.

"Zona de guerra"

Sobre la evolución de la pandemia en el Reino Unido, que este martes alcanzó un récord de fallecimientos diarios por covid-19 -1.610- y encadena cifras alarmantes de contagios, Vallance dijo que "por el momento es muy, muy mala, con mucha presión (para el sistema sanitario público) y en algunos casos parece una zona de guerra en cuanto a las cosas con las que algunas personas tienen que lidiar". 

"Sabemos mucho menos de la capacidad de la vacuna para frenar la transmisión"

En cuanto al programa nacional de inmunización, recordó que "lo primero que harán las vacunas será proteger de enfermedades graves y reducir las probabilidades de morir de la enfermedad; aportar una protección individual".  "Sabemos mucho menos de la capacidad de la vacuna para frenar la transmisión. Creemos que la frenará, pero todavía no sabemos cuánto. Y harán falta niveles muy, muy altos de cobertura entre la ciudadanía -un 70% o más- a fin de obtener algún grado de inmunidad por toda la población", aclaró. 

De cara al futuro, el experto vaticinó que probablemente serán necesarias vacunas anuales contra la covid-19: "Creo que es bastante probable que vayamos a necesitar vacunarnos de manera regular, al menos durante algunos años y es probable que esas vacunas tengan que cambiar un poco al igual que ocurre con la de la gripe".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento