Isabel Ortega
La senadora boliviana Isabel Ortega, durante su visita al Monasterio de Suso, en San Millán de la Cogolla. (EFE) EFE
La ONG Entre Soles y Lunas,  que trabaja en proyectos de inmigración para la UNESCO, cree que en los próximos meses se producirá "un
retorno masivo" de inmigrantes a Latinoamérica, sin que, ni ellos ni sus propios países, estén preparados para este regreso.

Se veía venir al menos desde hace cuatro años; la situación económica no es de ayer

Así lo ha explicado Doris Helena Rojas, coordinadora de esta organización que inició su trabajo en Colombia y Uruguay, pero que ya está extendida por toda Latinoamérica. Rojas ha intervenido en el segundo encuentro internacional sobre migraciones que organiza la Universidad de La Rioja, en una conferencia en la que también ha participado la senadora boliviana Isabel Ortega.

Entre Soles y Lunas trabaja desde hace años "en los países de origen y en los de recepción" de inmigrantes, con dos objetivos, por un lado "conocer la realidad de los inmigrantes allí donde están" y por otro "en latinoamérica frenar el imaginario de países fantásticos que se tiene de Europa".

Cree que, en estos momentos, "hay una situación en la que nadie pensó" aunque "se veía venir al menos desde hace cuatro años; la situación económica no es de ayer". "Ya han comenzando los retornos de inmigrantes a cero, sin nada, y nadie estaba preparado para que ocurriera y menos los países de los que salieron", ha afirmado; y esa situación "está provocando un gran daño social en países y familias que recibían cantidades importantes de dinero pero que aún así no han resuelto su pobreza".

Retornos

Ha abogado por empezar "a preparar a los inmigrantes para su retorno" para que "se reinserten en la economía de sus países" y para que "quien regrese lo haga ya con un proyecto".

La senadora boliviana Isabel Ortega, que también es miembro del Parlamento Indígena de América en Bolivia, ha afirmado que en los últimos meses han aumentado los retornos de inmigrantes a su país "también porque hay más presión policial y prefieren volver por sí mismos que deportados".

"Por eso, en general regresan peor que cómo se fueron", ha asegurado y ha abogado por un apoyo "a la industrialización de nuestros propios productos " aunque "esta crisis es mundial y eso lo complica todo".