La empleada de Correos acusada de apoderarse de cartas y paquetes en 2016 acepta 1 año y 3 meses de prisión

Una empleada de Correos acusada de apoderarse de cartas y paquetes durante el verano de 2016 ha aceptado este lunes una condena de 1 año y 3 meses de prisión, el pago de una multa de 8meses a razón de 6 euros diarios y 2 años y 3 meses de inhabilitación especial para el ejercicio de empleo o cargo público.
Juzgados en Oviedo y Audiencia Provincial
Juzgados en Oviedo y Audiencia Provincial
EUROPA PRESS - Archivo

Se introdujeron dos atenuantes analógicas, una de confesión y otra de dilaciones indebidas. Estaba previsto que la vista oral comenzara este lunes ante un tribunal popular en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo, después de que el pasado viernes se seleccionara a los miembros del Jurado, aunque el reconocimiento de los hechos por parte de la acusada evitó su desarrollo.

Entre los días 22 y 25 de agosto de 2016, así como el 26 de julio de ese mismo año, la acusada, prevaliéndose de su condición de empleada eventual en la Unidad de Reparto número 3 de Correos de Oviedo, correspondiente a la Oficina de la calle Anita Fratarcangeli, con ánimo de apoderarse de diferente correspondencia y envíos a los que tenía acceso por razón de su cargo, utilizó la llave que tenía asignada para abrir el buzón de alcance y quedarse con diversa correspondencia y envíos

Así, el Fiscal la acusa de quedarse con 92 cartas ordinarias, de la cuales abrió 6; 27 envíos de publicorreo y 5 objetos -4 relojes y 1 broche-.

Todos estos objetos están custodiados en calidad de depósito en la Oficina de Reparto número 3 de Oviedo. Los mismos fueron entregados por la expareja sentimental de la acusada, que los había dejado en su casa.

Sobre las 20.00 horas del día 13 de septiembre de 2018, con autorización de la acusada, en su presencia y la de su letrada, se practicó por parte de efectivos de la Policía Nacional una entrada y registro en su domicilio particular, en Gijón, haciendo entrega voluntaria la acusada a la Policía de numerosos efectos que previamente había sustraído y guardado en su domicilio.

Así, en la cocina, en el interior de un cajón de un mueble, una caja de cartón que contiene diez pilas-baterías cilíndricas de color azul. En una habitación, una caja de cartón con unos patucos de bebé de color negro y blanco. En otra habitación, una caja con un termómetro.

En concepto de responsabilidad civil, la acusada devolverá a los destinatarios de la correspondencia los efectos sustraídos en perfecto estado y, únicamente para el caso en que esto sea imposible, los indemnizará con la cantidad que se determine en ejecución de sentencia por su valor, más los intereses legales correspondientes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento