Mañueco y Page piden al Gobierno de Sánchez que modifique el estado de alarma para adelantar el toque de queda

Agentes de la Policía Nacional recorren las calles de Ávila en el primer día con toque de queda a las 20.00 en Castilla y León.
Agentes de la Policía Nacional recorren las calles de Ávila en el primer día con toque de queda a las 20.00 en Castilla y León.
Raúl Sanchidrián / EFE

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el de Castilla-La Mancha. Emiliano García-Page, han exigido "soluciones políticas" y cambiar el estado de alarma para poder adelantar aún más el toque de queda como medida para luchar contra el aumento en el número de contagios por coronavirus.

Fernández Mañueco ha sostenido este lunes que aunque será el Tribunal Supremo quien diga si se puede adelantar o no el toque de queda a las ocho de la tarde en esa Comunidad, el aumento de la covid requiere soluciones políticas, que ha pedido que ejerza de forma ágil el Gobierno.

En declaraciones al programa Más de uno de Onda Cero, Mañueco ha insistido en que adoptó la medida de rebajar a las ocho el toque de queda -que el Ejecutivo ha recurrido ante el Supremo-, porque según los servicios jurídicos de la Junta así lo permitía el decreto del estado de alarma y como autoridad delegada del Gobierno de España que él es en esa materia.

Mañueco ha defendido la adopción de esa medida por entender que la situación es excepcional, con una evolución vertiginosa de los casos, que se han multiplicado por cinco desde principios de enero en Castilla y León, y tras ver que las medidas que adoptaron en noviembre para doblegar la segunda ola "son insuficientes" en estos momentos.

Niega estar "en rebeldía"

Castilla y León mantiene el cierre de la hostelería de interior, de los centros comerciales y gimnasios, medidas que dieron resultado en la segunda ola, pero los datos de la tercera han llevado a "agotar" todas las posibilidades, como les ha pedido el Gobierno, y decidir esa ampliación del toque de queda desde las ocho.

Preguntado por si se consideraba en "rebeldía" con el Gobierno central por esa decisión, ha sostenido que es "todo lo contrario" y ha defendido el compromiso y la lealtad de la Comunidad con la Constitución y el Gobierno.

El presidente de la Junta ha reconocido que el viernes habló con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, para comunicarle la decisión y éste le pidió que esperase a adoptar la medida de adelantar el toque de queda, sin concretar cuánto debía esperar.

"Es una decisión que está dentro del estado de alarma. El derecho es interpretable, y más allá de la discusión jurídica el mismo ministro Illa se avenía a negociar una decisión de estas características", que han pedido más comunidades

Page pide otro estado de alarma

Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha dicho que probablemente adelantará el toque de queda a las diez de la noche y ha recalcado que de momento hay que ceñirse a lo que marca la ley, aunque se ha mostrado partidario de que se modifique el decreto de estado de alarma para poder fijarlo a las ocho de la tarde.

En una entrevista en la Cadena Cope, García-Page se ha referido a las medidas que se van a tomar en Castilla-La Mancha para frenar los contagios de coronavirus y, en ese sentido, ha dicho que una de las más eficaces es el toque de queda porque regula los hábitos a lo largo del día, hace que se recomponga la movilidad y pone una pauta de seguimiento que es fácil para las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Respecto a la polémica entre Castilla y León, que ha adelantado el toque de queda a las ocho de la tarde, y el Gobierno, que ha recurrido esta medida ante el Tribunal Supremo, el presidente castellano-manchego ha dicho que ha trasladado al Ejecutivo la necesidad de que se modifique el decreto del estado de alarma para poder trabajar con otros horarios.

"El toque de queda a las ocho de la tarde sería aceptable para nosotros en un momento determinado"

"Me parece posible la idea y me gustaría que fuese un acuerdo de carácter general y para toda España. El de las ocho de la tarde sería aceptable para nosotros en un momento determinado, pero nos tenemos que mantener dentro de lo que nos permite la ley y la ley nos fija a las diez de la noche", ha dicho Page.

En cuanto a la presión hospitalaria por el coronavirus, ha asegurado que "hay más que hace un mes y medio", pero todavía a mucha distancia de la primera ola, aunque sí se está viendo en estos momentos "el pico de la Navidad".

En relación con la vacunación, ha indicado que en Castilla-La Mancha se marcó un plan y es el que se está siguiendo, tratando de compatibilizar la administración de vacunas con el resto de la atención sanitaria, incluso ha dicho que se va a terminar la primera fase antes de lo previsto.

"No me metería en lo que haga cada comunidad autónoma porque va a haber vacunas para todos", ha afirmado el presidente, quien ha añadido que sí que hay que "asegurar que lleguen desde Bruselas". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento