Quebrantahuesos
El quebrantahuesos es un ave protegida en el Pirineo aragonés. ARCHIVO

El Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, a través del Servicio Provincial de Huesca, ha iniciado los trámites para cursar denuncia contra dos parapentistas que el pasado 25 de febrero volaron en repetidas ocasiones a baja altura y emitieron gritos frente a un nido de quebrantahuesos localizado en los alrededores de Cerler. Esta acción provocó que el ejemplar adulto de esta especie protegida abandonase el nido durante un tiempo prolongado y uno de los pollos, de apenas 6 días de edad, muriese.

La molestia de estos dos parapentistas fue presenciada por técnicos del servicio de Biodiversidad del Departamento de Medio Ambiente y Agentes de Protección de la Naturaleza (APN), que, horas antes y junto a miembros de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), habían realizado con éxito una intervención para rescatar el segundo de los pollos de esta puesta.

Una cámara ubicada en el nido pudo grabar a los parapentistas que provocaron la muerte de la cría

Después del rescate exitoso, y una vez que un adulto había vuelto al nido para cuidar del pollo, los técnicos vieron cómo los parapentistas sobrevolaban la zona de nidificación a baja altura, profiriendo gritos que, finalmente, provocaron la salida del adulto. Después, los parapentistas continuaron durante algunos minutos sobrevolando el entorno del nido.

Los hechos pudieron seguirse con detalle ya que el nido contaba con una cámara de monitorización para el seguimiento de los pollos. Tras ser testigos de estos hechos, los técnicos extremaron durante horas la vigilancia del nido a través de la cámara, así como el comportamiento de los adultos, que permanecieron cerca de la puesta aunque finalmente abandonaron el territorio, no regresando en ningún momento a atender a la cría.

Por este motivo, los técnicos se vieron finalmente obligados a realizar una discreta intervención ante el inminente riesgo de muerte del pollo. La cría fue recogida ya en muy mal estado y trasladada de inmediato al Centro de Cría del Quebrantahuesos (La Alfranca) donde, pese a los extremos cuidados veterinarios que le fueron administrados, finalmente murió.

Se da la circunstancia de que el territorio en el que se produjeron los hechos ha sufrido en los últimos años reiterados fracasos en la reproducción, de manera que el empleo de la cámara de monitorización puede haber identificado un problema de viabilidad para esta unidad reproductora del que hasta ahora no se tenía certeza.

En cualquier caso, está comprobado que el vuelo de parapentes en el entorno de los nidos de quebrantahuesos, como el de otros aparatos de vuelo con o sin motor, puede provocar el abandono de los adultos del cuidado de sus pollos, especialmente cuando la práctica de estos deportes se realiza de manera irresponsable.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TU CIUDAD